4 de julio de 2013 / 08:47 p.m.

En una breve reunión en la casa de gobierno, Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León, le entregó una plaqueta de reconocimiento al deportista José Maltos; la joven promesa regiomontana que competirá desde las próximas semanas por un puesto en el equipo definitivo de los Santos de Nueva Orleans en la NFL.

"Además de ser un distinguido atleta del cual nos sentimos orgullosos, ahora tiene una gran oportunidad de ingresar a una de las ligas más importantes del mundo. Saber que está en un proceso de prueba nos motivó a reunirnos y manifestarle nuestro reconocimiento y aprecio al saber que un deportista local ha llegado hasta estos niveles", anunció Medina para luego entregarle la mención especial.

En un ambiente relajado y cordial, el gobernador prosiguió con los elogios para el ex pateador de los Auténticos Tigres de la UANL. “Queremos que en esas prácticas todo el estado este contigo, respaldándote y que sientas que caminamos junto en esta misión. Además, es clave demostrarles a los jóvenes que observen que eres el ejemplo vivo de que sí es posible llegar. Una historia de perseverancia y determinación que demuestra la fortaleza que se necesita para perseguir un sueño.

Luego de intercambiar obsequios, Maltos explicó rápidamente que se siente muy preparado para los desafíos de los meses próximos. Según su perspectiva, la preparación mixta entre gimnasio y campo que ha llevado en Monterrey ya lo tiene listo en un 95% y sabe que no se puede relajar.

"Cada día es un nuevo comienzo para mí, meter cada gol de campo y pensar en lo que viene. El otro pateador es muy bueno pero ya comienzo a percibir su cara de preocupación porque ha fallado más que yo. Aunque claro, intento focalizarme en mi trabajo y enfocarme sobre mis metas", aclara y agrega “es clave a la actitud que demuestres y por eso siempre estoy diez minutos antes de cada junta o de los entrenamientos y eso se manifiesta en buenas respuestas de todo el equipo de coacheo hacia mí".

Con la vuelta del entrenador John Peyton, las expectativas de José crecen y su emoción por cumplir el sueño de jugar en los Santos lo motivan más. "Todos estamos súper mentalizados y con muchísimas ganas. Los entrenamientos tienen una asistencia del 100% y nos apoyamos entre todos, sin importar el nivel y hasta dicen que estamos haciendo la mejor pretemporada que se recuerde con el equipo", se sincera.