24 de abril de 2013 / 01:18 a.m.

 Guerrero  • El dirigente estatal del PRI, Cuauhtémoc Salgado Romero reconoció que el gobierno de Guerrero supo manejar adecuadamente el conflicto magisterial, de tal suerte que pudo evitar que se saliera de control y se pusiera en riesgo la gobernabilidad.

Cuauhtémoc Salgado Romero, presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, sostuvo que el dictamen aprobado este martes por el Pleno del Congreso local tuvo el consenso de todas las fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo, de tal suerte que ningún partido puede adjudicarse su autoría.

Todavía la noche del lunes, dijo que había una discusión intensa, en la que se buscaba la manera más adecuada de incorporar los puntos de vista del magisterio.

Indicó que tras la aprobación del dictamen, lo que viene es trabajar sobre la recuperación del terreno que se ha perdido en el ámbito educativo, que en Guerrero registra un rezago muy claro respecto al entorno nacional.

En cuanto al balance que tiene respecto al manejo que el gobierno estatal dio al movimiento magisterial, Salgado Romero indicó: “Yo siento que el gobernador (Ángel Aguirre) supo manejar las cosas, a pesar de que los partidos políticos y los ciudadanos estuvimos ejerciendo presión, hasta este martes podemos decir que se salió avante, ya que no hubo incidencias graves”.

Continuó: “A pesar de que muchos creían que habría víctimas en el movimiento, que bueno que no las hay, en este caso fue muy bien el manejo por parte de este gobierno y esperemos que las cosas sigan mejorando”.

Respecto a las causas penales que se integraron al calor del movimiento, el dirigente estatal del tricolor sostuvo que es en la administración pública en la que se debe analizar el daño que se ocasionó, para de acuerdo a su balance decidir su les dan el seguimiento correspondiente o se desisten.

Luego acotó: “Lo cierto es que no podemos dejar de aplicar la ley”.

Comentó que hay casos en los que se debe hacer uso de la fuerza pública, como ocurrió las veces que se tuvo que abrir la circulación en la Autopista del Sol, en acciones en las que el ex diputado federal asume, no hubo situaciones que se pudieran considerar como graves.

 — ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN