26 de agosto de 2013 / 10:50 p.m.

Acapulco • Más de 30 mujeres de las zonas indígenas del estado de Guerrero recibieron reconocimiento como "Parteras Tradicionales", ante la presencia de la titular de la Secretaría de Salud del gobierno federal, Mercedes Juan López.

En el acto, en el que también se entregó reconocimiento a enfermeras obstetras que se graduaron, el titular de la dependencia estatal, Lázaro Mazón Alonso, dijo que la capacitación a las mujeres indígenas permitió reducir la muerte materna en las zonas más pobres del estado.

Ahí la indígena Rufina Villanueva Moreno, de 67 años de edad, reveló que a los 15 años ella empezó como partera.

"Es como una herencia que me dejó mi mamá, Juana Moreno Moreno, ella me enseñó y de eso he vivido desde hace 47 años", expresó.

"Aunque sigo siendo muy pobre, porque no pagan mucho por el parto. En mi primera experiencia me dieron media tortilla y un refresco. Ahora me dan cinco o diez pesos, no pagan mucho".

Indicó que en su primer parto se sintió feliz, "imagínate era una niña de 15, como pago ese día solo me dieron cuatro tortillas", dice en su lengua tlapaneca.

En entrevista con MILENIO aseguró que a lo largo de 47 años que tiene dedicada a ser partera tradicional en el municipio de Metlatónoc, en la región de la Montaña del estado de Guerrero. Nunca se le ha muerto ninguna cría, ni ninguna mamá.

Explica que con sus manos sabe dónde está la cabeza y los pies del bebé cuando aún están en el vientre de las mujeres.

Con lágrimas en los ojos dice que si tiene hijas, pero que ella es muy pobre, que sus hijas crecieron y se fueron, la dejaron sola con su esposo que ahora está muy enfermo y que quiere que le ayude el gobernador Ángel Aguirre Rivero, porque su esposo se "hincha" y no puede curarlo.

JAVIER TRUJILLO