10 de enero de 2013 / 02:26 a.m.

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias se desmarcó de los retenes en las cabeceras municipales de Ayutla de los Libres y Tecoanapa.

 Guerrero • Representantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) reconocieron sus diferencias, pero negaron el riesgo de que haya confrontaciones entre sus grupos de policías comunitarios.

La mañana del lunes 7 de enero los consejeros de la CRAC en la comunidad de El Paraíso convocaron a los medios de comunicación para desmarcarse de la instalación de retenes en las cabeceras municipales de Ayutla de los Libres y Tecoanapa.

Arturo Campos, comandante de la Policía Comunitaria perteneciente a la CRAC, explicó que en la vigilancia de la carretera estaban participando integrantes de la UPOEG, expresión que dirige el promotor social Bruno Placido Valerio.

La CRAC hasta el momento opera solo en comunidades indígenas de la Montaña y Costa Chica, en tanto que la UPOEG se integra de comunidades con población mestiza y hasta la semana pasada no tenía en su agenda el tema de la seguridad pública, ya que centraban su trabajo en temas de desarrollo comunitario.

Campos reconoció que los pueblos tienen el derecho de asumir su defensa por medio de los mecanismos que estén a su alcance, pero solicitó que no utilizarán los uniformes de la CRAC, porque oficialmente no forman parte de ella.

"Nosotros respetamos mucho nuestro reglamento y este nos dice muy bien que nos corresponde actuar dentro de los pueblos que comparten el proyecto", indicó.

Reconoció que los grupos de policía comunitario que operan en Ayutla tuvieron un acercamiento en noviembre pasado con la CRAC y participaron en el aniversario número 17 realizado en Mahuichán, comunidad perteneciente a San Luis Acatlán.

Sin embargo no llegaron a la puesta en marcha oficial de la CRAC que se desarrolló en La Concordia, perteneciente al municipio de Ayutla de los Libres, por eso es que no se les reconoce como parte de dicho sistema.

El representante asumió que si los hoy levantados contra la delincuencia se incorporan a la CRAC, esta se movilizaría para defenderlos también, lo que podría pasar en caso de darse un acercamiento.

Somos lo mismo

El dirigente de la UPOEG Bruno Placido Valerio señaló que la próxima semana se realizarán asambleas para consultar a las comunidades que se integran en la organización y obtener una posición conjunta.

"Queremos buscar un acuerdo en el que se diga claramente que lo que ocurra en la Montaña también debe preocupar a la Costa Chica y Región Centro, porque el problema nos afecta a todos".

Manifestó la certeza de que el movimiento crecerá porque en la mayoría de los municipios en que la UPOEG tiene presencia existe una sensación de hartazgo.

Precisó que la organización surgió con la intención de promover el desarrollo comunitario, pero éste no puede llegar si antes no existe orden, de tal suerte que las acciones contra la delincuencia son producto de la presión social.

Respecto al deslinde de la CRAC en torno a los retenes anotó: "Nosotros decimos que es válido tener diferencias, pero también decimos que en un asunto de inseguridad nadie se puede deslindar".

Y destacó: "la CRAC y la UPOEG somos lo mismo, las comunidades que están en la coordinadora también forman parte de la unión de pueblos, quizá tengamos puntos de vista diferentes, pero al final vamos a llegar a la conclusión de que nuestras metas son comunes".

También sostuvo que no existe el riesgo de enfrentamientos entre sus grupos de policías comunitarios: "En el fondo todos buscamos la paz, puede que haya una contraposición de ideas pero nunca en el nivel del enfrentamiento".

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN