17 de agosto de 2013 / 05:13 p.m.

Para los seguidores de los Bucs el trabajo del coach Greg Schiano superó las expectativas en su debut, toda vez que el equipo lució sólido al ataque estableciendo marca del club con 389 puntos anotados y fue el mejor a la hora de frenar la carrera.

En la ofensiva existe confi anza que tanto Josh Freeman como Doug Martin repitan su gran campaña de 2012. El mariscal de campo se convirtió en el primer QB en la historia de la franquicia en superar las cuatro mil yardas y lanzar 27 touchdowns, aunque eso sí, su porcentaje de pases completos fue de apenas 54.8%, mientras que en su temporada de novato Martin contabilizó mil 454 yardas por carrera y aportó 472 más por recepción.

Entre los receptores, Vincent Jackson respondió al liderar al equipo en recepciones (72) y yardas (1,384), amén de encabezar la Liga en promedio de yardas porrecepción (19.2), en tanto Mike Williams se quedó muy cerca de alcanzar el millar de yardas (996).

La defensiva por su parte, mostró muchos claroscuros. Fue la mejor en contra de la carrera con apenas 82.5 yardas por juego, pero fue la peor ante el pase al permitir 297.4por encuentro. De igual manera, batallaron para presionar al pasador con tan solo 27 capturas, situándose en el lugar 29 de la Liga, aunque en descarga habrá que decir que sufrieron mucho por las lesiones de Da'Quan Bowers y Adrian Clayborn.

Para apuntalar el perímetro, la directiva bucanera realizó dos muy buenas contrataciones en el receso al hacerse de los servicios del esquinero Darrelle Revis, quien si se mantiene sano ayudará mucho toda vez que es de los mejores en la cobertura hombre a hombre, y del safety Dashon Goldson.

Tampa Bay dará mucho de qué hablar, le peleará a Atlanta y Nueva Orleans, será competente y dará un pasito más para alcanzar los playoffs.

REDACCIÓN