Óscar Rodríguez 
30 de julio de 2013 / 01:46 a.m.

 

Oaxaca  • Los festejos de la Guelaguetza en Oaxaca, concluyeron con un saldo blanco y con un récord de ocupación hotelera.

De acuerdo con el secretario de Turismo y Desarrollo Económico José Zorrilla Diego, durante los últimos 10 días que duró la festividad, más de 120 mil personas visitaron la capital, dejando una derrama de poco más de 252 millones de pesos.

Durante la Guelaguetza de este año, destacó la participación de figuras locales, siendo la más relevante la actuación de la cantante de origen mixteca, Lila Down, nombrada embajadora de la festividad étnica y racial.

A las presentaciones de los lunes del cerro, se calculó una asistencia total de 60 mil personas en las cuatro presentaciones, 15 mil en la octava donde acudieron como invitados especiales desde la Secretaría de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, y el titular de Cultura Rafael Tovar y de Teresa, además del director general del Infonavit Alejandro Murat.

A los festejos también acudieron distinguidos personajes del ámbito político como el líder nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Zambrano, ex Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, y el gobernador de Morelos Graco Ramírez, además del cuerpo diplomático del país y la conductora Rebeca de Alba.

La máxima fiesta de los oaxaqueños estuvo blindado con la presencia de poco más de mil 500 policías, además de elementos del Ejército mexicano.

El gobernador Gabino Cué, expresó su beneplácito porque la octava de la máxima fiesta folclórica de los oaxaqueños, “La Guelaguetza”, se desarrolló en un clima de tranquilidad, y con excelente respuesta del turismo nacional e internacional, reportándose saldo blanco.

Reiteró que Oaxaca es de los 10 estados más seguros del país, por lo cual el auditorio del Cerro del Fortín lució pletórico de visitantes nacionales y extranjeros que admiraron y quedaron cautivados de la riqueza cultural y folclórica de los oaxaqueños.

Cué señaló que el último fin de semana se registró un promedio de ocupación hotelera cercana al 90 por ciento, lo que indica que Oaxaca es destino preferido de los turistas.

Señaló que la expectativa de esta semana es que el turismo de capital oaxaqueña se traslade a los principales destinos de playa y se fortalezca así una sinergia entre el turismo cultural y el de playa, “lo que se facilitará mucho más el próximo año que esté concluida la supercarretera a la costa”, afirmó.

LA FIESTAEn la sede del auditorio Guelaguetza, unos 32 grupos de danza ofrecieron lo mejor de su repertorio, causando el un gran entusiasmos y alegría entre la asistencia.

Los himnos “Dios Nunca Muere”, causaron gran fervor, entre la concurrencia, sin quedar fuera de aplausos las interpretaciones de las jóvenes mujeres de “Flor de Piña” y la enjundia y cadencia de las indígenas costeñas.

Además del gran color y vistosidad que desprendieron las llamadas Chinas oaxaqueñas que cerraron el festival de una de las fiestas tradicionales más reconocidas en Latinoamérica.