10 de diciembre de 2013 / 04:56 a.m.

En 3 y 3 en la yarda 47 de los Titanes, con tres segundos en el segundo cuarto, Denver decidió ir por un gol de campo para acercarse 21-20 en la pizarra. El sujetador Britton Colquitt recibió el centro, colocó el balón y Matt Prater lo pateó... El ovoide voló y, por unos centímetros, rebasó el travesaño para convertirse en el dueño del gol de campo más largo en la historia de la NFL: 64 yardas.

Esta marca es una de las más importantes en la liga, ya que pasaron 43 años para que se rompiera, luego de que cuatro pateadores tenían el récord anterior (63).

Pero alrededor de esta patada histórica hay otras marcas individuales en un juego que algún día alguien podría romper, aunque pasen 40 años para eso:

Cinco fumbles perdidos

Josh Johnson, Matthew Sttaford y Warren Moon están en los libros de récords por tener un juego de pesadilla de 5 fumbles perdidos. El legendario Warren Moon estableció esta marca en 1994, jugando con los Petroleros de Houston frente a los Jefes de Kansas City, mientras Sttaford se unió al grupo esta misma temporada. Johnson lo hizo en 2009.

336 yardas por recepción

A Calvin Johnson (Detroit) le faltaron 8 yardas en la Semana 8 para convertirse en el receptor con más yardas en un encuentro, pero Flipper Anderson sigue siendo el dueño de la marca: 336 yardas. Anderson acabó a la defensiva de los Santos de Nueva Orleans en 1989, pero lo más sorprendente es que lo consiguió con solo 15 recepciones.

Siete capturas logradas

Uno de los cazadores de cabeza más temibles de la NFL es el que tiene la marca de más capturas de mariscal de campo: Derrick Thomas. El linebacker de los Jefes de Kansas City hizo lo que quiso con la línea ofensiva de Seattle el 11 de noviembre de 1990, y eso provocó que hiciera picadillo al quarterback Dave Krieg.

296 yardas corridas por tierra

Adrian Peterson tuvo un día soñado el 4 de noviembre de 2007 donde por una yarda, superó la marca que estaba en posesión de Jamal Lewis (Baltimore). AP enfrentó a la línea ofensiva de los Cargadores de San Diego y la destruyó con los 30 acarreos que sumó para las 296 yardas. Además, anotó tres ocasiones por vía terrestre.

Seis touchdowns anotados

Gale Sayers solo jugó siete años pero fue un corredor que tiene en su curriculum la marca de 6 anotaciones en un duelo, algo que nadie ha repetido. El 12 de diciembre de 1965 colaboró con 36 de los 61 puntos que le hizo Chicago a San Francisco, luego de que anotó cuatro ocasiones por tierra, una por aire y una en regreso de despeje.

Siete pases de touchdown enviados

Peyton Manning y Nick Foles empataron esta marca en la temporada 2013, para ser el sexto y séptimo quarterback en la historia en tener 7 pases de anotación en un choque, una cifra que parece imposible que alguien supere. El récord lo estableció Sid Luckman (Chicago) en 1943, uniéndose después YA Tittle, Adrian Burk, Joe Kapp y George Blanda.

Siete intercepciones sufridas

Uno de los peores momentos que puede vivir un mariscal de campo es tener un juego de múltiples intercepciones, pero el nivel más extremo lo tuvieron Ty Detmer (Detroit), Tommy Wade (Pittsburgh), Ken Stabler (Oakland), Glenn Dobbs (LA), Zeke Bratkowski (Chicago) y Steve DeBerg (Tampa Bay), quienes fueron interceptados siete veces.

16 patadas de despeje

Leo Araguz se lució, es un hecho, pero su equipo dio pena. El 11 de octubre de 1998, la ofensiva de los Raiders de Oakland fue totalmente inoperante frente a San Diego, solo seis primeros y diez y 159 yardas totales, lo que provocó que Araguz realizara 16 patadas de despeje. Lo más curioso es que Raiders venció 7-6 a los Cargadores.

84 yardas en un despeje

Su nombre no suele ser estelar pero su aporte es clave para sus equipos, y más si tu pateador es capaz de tener una patada de despeje de 84 yardas. Robert Malone (NY Jets) estableció la marca el 8 de septiembre de 2013 frente a Tampa Bay, superando por dos yardas lo que Andy Lee (SF) había hecho en 2008. Solo tres pateadores han superado las 80 yardas en un despeje (Shane Lechler es el otro).

MIGUEL BOADA NÁJERA