7 de septiembre de 2013 / 06:33 p.m.

Familiares y personajes del beisbol ofrecieron un homenaje póstumo a Héctor Espino, al cumplirse el décimo tercer aniversario del fallecimiento del más grande bateador mexicano de todos los tiempos.

El punto de reunión fue el monumento a Espino ubicado en la entrada del Estadio Monterrey donde se montó una guardia y se llevó un arreglo floral.

En la guardia participaron Doña Carmen Vázquez de Espino, sus hijos Héctor y Daniel, y su nieto Héctor III.

También estuvieron el presidente de los Sultanes, José Maiz García; el manager del Monterrey, Miguel Flores: el carga bates, Martín Martínez, y los ex peloteros Felipe Montemayor, José Manuel Ortiz y Ángel Macías.

Pepe Maiz destacó los cinco campeonatos de bateo conquistados por Espino en Liga Mexicana, y los 13 títulos de bateo ganados en la Liga Mexicana del Pacífico, además de haber logrados la triple corona en tres ocasiones.

"Para Sultanes es el símbolo máximo que hemos tenido en toda la historia, y no creo que vayamos a tener alguien igual que él porque nadie va igualar los récords que dejó, el carisma de él, y no sólo bateando, fildeando era tremendo primera , base, lo que pasa es que por tanto que bateaba nonos fijábamos en sus récords fildeando", indicó Maiz García.

"Y para nosotros siempre ha sido un ídolo, por eso fue que tan pronto tuvimos la oportunidad de cuando entré como presidente lo primero que hice fue ir a Hermosillo para firmarlo para verano con los Sultanes porque queríamos que aquí terminara su carrera"

En el reconocimiento póstumo participaron los prospectos Luis Pino y José González Cardona; peloteros de Ligas Pequeñas y aficionados al beisbol.

Por la tarde se tiene contemplada una misa en memoria de Héctor Espino, en la iglesia de San Judas Tadeo, ubicada por 5 de mayo.

Héctor Espino González falleció el 7 de septiembre de 1997.

Tomás Víctor López