REYNALDO OCHOA
15 de julio de 2013 / 01:05 p.m.

No faltó el pastel, no faltaron los globos, sus familiares estuvieron presentes, sus amigos acudieron a la cita… pero por tercer año, ella no estuvo presente junto a sus seres queridos para festejar su cumpleaños.

Es el caso de Jocelyn Ibarra Buenrostro, quien desapareció en noviembre de 2010, junto a su novio José Ángel Mejía, el hermano de ella David Joab, y un trabajador de su familia, de nombre Juan.

Ellos fueron desaparecidos en una finca en el municipio de Cadereyta por miembros de la delincuencia organizada, mismos que fueron detenidos por elementos del Ejército Mexicano; 15 presuntos delincuentes que tienen ya dos años consignados y bajo proceso, pero a la fecha no han querido confesar el paradero de estas cuatro personas.

Pese a ello, sus familiares esperan el regreso de Jocelyn, y para recordarla, conmemoraron este domingo 14 de julio su cumpleaños número 30, acudiendo a la Explanada de los Héroes, con pastel y globos, y acompañados por otras familias de desaparecidos y miembros de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos.

Virginia Buenrostro, madre de la joven, recordó que a ella le gusta festejar junto a su familia y su novio José Ángel, con quien ya tiene planes de matrimonio, y cuya boda será toda en motivos de vaca, desde los globos, hasta los invitados, todos en blanco y negro, como a ellos les gusta.

""Ella celebraba junto con Ángel (su novio), son muy alegres… yo siento que están vivos, sólo que no se ha dado el momento que regresen… el corazón de vaca, porque a ellos les gustaba los motivos de vaca, inclusive en su boda, ellos tenían planeado que todos los detalles fueran de vaca, y los invitados de blanco y negro, es su sueño…

""…Qué no daría yo… por darle un abrazo, un beso… le escribo en su Facebook para que ella sepa que siempre ha estado en nuestra mente, en nuestro corazón… anoche le escribí una parte de una canción que dice: ‘Regresa a mí, regresa a mí que te estoy esperando con los brazos abiertos ya cansados de tanto esperar’"", dijo con voz entrecortada.

Los presentes partieron y departieron el pastel, tomaron los globos y los echaron a volar en señal de buenas vibras para su regreso.

Mientras esto ocurría, el padre de Jocelyn criticaba ante los medios que hasta el momento los responsables no hayan recibido sentencia, dos años después de haber sido detenidos, incluso éstos han promovido amparos, aunque se les han negado.

José Ángel Mejía también cumplirá sus 30 años este mes de julio, el próximo día 27, y su padre, José Juan Mejía, solamente espera encontrar el cuerpo de su hijo para darle cristiana sepultura.

""Si uno de ellos (delincuentes) muere en un enfrentamiento, su familia reclama su cuerpo, y se lo entregan, y les dan sepultura… nosotros les exigimos a ellos que nos den ese mismo derecho, para darle santa sepultura, que nos lo entreguen"".

En la conmemoración, por supuesto no faltó exigencia al Gobierno del Estado y a la Procuraduría de Justicia del Estado para que resuelva éste y otros mil casos que existen de desaparecidos en Nuevo León y los regresen “vivos o muertos”.