15 de enero de 2013 / 02:46 a.m.

La presidenta del DIF estatal, Karime Macías de Duarte entregó al bebé y refirió que desde que se tuvo conocimiento de la sustracción del menor, el gobernador instruyó a la PGJ a atender el caso como prioridad.

 Veracruz • Al entregar a sus padres a un pequeño recién nacido que el pasado 8 de enero fue sustraído de su casa, la presidenta del DIF estatal, Karime Macías de Duarte, afirmó que el Gobierno de Veracruz está dando buenos resultados.

Señaló que el regreso de este bebé a su hogar "es una muestra de nuestra preocupación por el bienestar de las familias", pues afirmó que sabe de primera mano "que no hay emoción más grande que tener un hijo, y también que no hay angustia mayor que saber que ha sido víctima de un delito".

Finalmente, refirió que desde el primer momento que su esposo, el gobernador Javier Duarte de Ochoa, tuvo conocimiento del robo, instruyó a la PGJ que lo atendiera como un caso de alta prioridad, consciente de la gran angustia y dolor que sufría esta familia.

Redacción