Redacción
31 de octubre de 2013 / 02:20 a.m.

Monterrey.- Porque no fue reconocido por los empleados del negocio de empeño, de donde el pasado mes de enero se llevaron un millón 763 mil 722 pesos en joyas, un joven recuperó su libertad al ganar un amparo que le confirmaron los magistrados del primer Tribunal Colegiado en materia penal.

Los funcionarios federales revocaron el auto de formal prisión que había resuelto el juez cuarto penal de Monterrey, quien este martes ordenó la inmediata libertad de Armando Martínez Dávila.

Dicho joven estaba preso en el penal del Topo Chico desde el pasado mes de marzo, cuando fue detenido con orden de aprehensión, tras permanecer 30 días arraigados por el robo con violencia y delincuencia organizada.