15 de febrero de 2013 / 01:21 a.m.

Patricio Araujo, mediocampista del Guadalajara, se recuperó de una contusión en la cara anterolateral del tercio proximal de la pierna derecha, que le impidió terminar el encuentro contra Monterrey, pero está listo para jugar contra el Puebla.

Este jueves, Araujo tuvo una práctica en su totalidad junto al plantel, por lo que está listo para ocupar su posición en el medio campo del Guadalajara y ser una pieza importante en busca de conseguir la segunda victoria en el Torneo de Clausura 2013, ahora contra Puebla.

"Cada vez me siento mejor y por algo ya he estado haciendo las actividades junto con el grupo y ahora hay que tener cuidados fuera de la cancha, es lo que también nos puede ayudar para poder estar mejor", expresó el colimense, quien ha sido titular en los más recientes tres partidos del equipo tapatío.

El Pato manifestó la importancia que tiene sumar tres unidades en casa de los Camoteros, ya que en su consideración Chivas tendrá una serie de tres partidos de alta exigencia, situación que motiva al plantel rojiblanco a hacer el mayor esfuerzo para conseguir los resultados positivos y ubicarse en las primeras posiciones de la clasificación general.

"Las ganas están, el deseo está para ir a disputar una victoria al estadio de Puebla, necesitamos sumar de a tres y yo creo que estamos en muy buen momento, se avecinan tres rivales muy complicados, que todo mundo quisiera jugar esos partidos, nos motiva a seguir adelante, un triunfo nos dejaría muy cerca de lo que queremos.

"Con esa victoria nosotros vamos a estar muy cerca, si ves la tabla Tigres, América, van bien, pero con este triunfos vamos a poder hacer algo en las próximas jornadas", apuntó el mediocampista en referencia al próximo encuentro ante La Franja y los siguientes contra León y Pumas.

Aunque recuerda que en casa de los Camoteros recibió una tarjeta roja en el Torneo de Apertura 2008, Araujo también ha tenido importantes satisfacciones en ese escenario, como fue el triunfo por 2-1 en el Clausura 2012, por lo que está mentalizado en aprovechar la oportunidad que se le presenta en el estadio Cuauhtémoc, para demostrar que está preparado para ser un elemento que aporte regularmente a la causa del Rebaño.

"Tengo la espinita de una expulsión que sufrí allá, cuando estaba Efraín Flores, pero ahora hay que aprovechar está oportunidad, porque quiero seguir jugando", afirmó el jugador rojiblanco de 25 años.

Notimex