11 de septiembre de 2013 / 11:32 p.m.

Ciudad de México • A casi un mes de que fue sustraída de su casa, Alexia Zoé Mendieta Salazar, de cuatro meses, fue entregada a su mamá por la Procuraduría de General de Justicia del Distrito Federal tras haber sido recuperada gracias a la Alerta Amber.

Mediante un comunicado, la dependencia informó que la menor fue entregada a su madre una vez que se realizaron exámenes de ADN y la presentación del certificado de nacimiento, ya que no estaba aún registrada.

El pasado 16 de agosto, Alexia Zoé Mendieta Salazar era supuestamente cuidada por una menor de 14 años de edad, cuando una persona entró a la casa ubicada en calles de la colonia Ajusco, en la delegación Coyoacán.

Cuando la madre llegó a su casa no encontró a su bebé. Por lo que acudió a la Coordinación Territorial Coyoacán Cuatro a denunciar la desaparición de su hija de apenas cuatro meses. Se activó la Alerta Amber.

Las autoridades iniciaron la búsqueda de la bebé. En las 16 delegaciones de la Ciudad de México y en las otras 31 entidades, ya que la Alerta Amber es nacional.

Por 15 días la bebé fue buscada. Hasta que el 31 de agosto, en la noche, Magdaleno Ignacio Cova Torres y Jorge Juventino Murillo Vello, dos agentes de la policía capitalina realizaban un recorrido de vigilancia por las calles de Severiano Ceniceros y andador Cuitláhuac, en la delegación Tláhuac. Recibieron la alerta de una niña abandonada. Acudieron al llamado.

Los agentes llegaron al lugar: la Iglesia Catedral del pueblo de San Pedro Tláhuac. La noche fría de agosto, una carriola abandonada con una bebé de cuatro meses con lágrimas, con un mameluco amarrillo y una manta verde como su protección y compañía.

‘Necesitamos apoyo’, dijo uno de los policías a la ambulancia 05 de Protección Civil, a fin de valorar el estado de salud de la menor.

Posteriormente, la niña fue llevada a la Agencia del Ministerio Público en la Fiscalía Central de la Investigación para Menores.

Al lugar llegaron los padres de la menor con la cartilla de vacunación y la hoja de alumbramiento para demostrar la paternidad. No fue suficiente: las autoridades pidieron someterse a exámenes de ADN para corroborar que eran los familiares, ya que Alexia aún no estaba registrada.

De Coyoacán a Tláhuac, quince días sin saber el paradero de Alexa. Exámenes de ADN, Pruebas: más días. Hasta hoy, a casi un mes de su extracción, la bebé de cuatro meses ya está en brazos de su madre.

Jesús Badillo