23 de julio de 2013 / 02:56 p.m.

Monterrey • La contaminación por partículas en 2012 fue un 46 por ciento menor al registrado el año anterior en el área metropolitana de Monterrey.

Mientras que en 2011 se presentaron 180 días que rebasaron la norma global NOM 124 de calidad del aire en el zona metropolitana, fue a la baja prácticamente a la mitad con 96 días el año pasado.

Pero queda a deber todavía… y es que la Norma Oficial Mexicana establece como tolerable que siete días al año se sobrepase la cantidad de 100 Imecas, que representa un nivel de calidad de aire satisfactorio.

Según información enviada por el área de comunicación de la Secretaría de Desarrollo Sustentable estatal, establece que en los primeros seis meses de 2013 ya ha sido rebasada la norma de 38 días.

Sólo en la última semana de julio, tres días fue rebasada la norma con 105, 109 y 164 puntos Imecas, en la zona de Santa Catarina, según establece el reporte Semanal de Calidad del Aire del Sistema Integral de Monitoreo Ambiental, SIMA.

De hecho, las zonas con mayor porcentaje de polución es la noroeste 2, que se ubica en el municipio de García, con un nueve por ciento, y el sector suroeste, en Santa Catarina, con un ocho por ciento en ese año, establece el portal de Internet de la dependencia estatal.

En el 2010, el año en que azotó el huracán “Alex” a Nuevo León, la contaminación por partículas se incrementó en forma importante con un registro de 147 días que se rebasó la norma, ya que en el 2009 el registro fue de sólo 80 días por arriba de la norma.

La compilación de la información sobre partículas con base en la lectura de las unidades de medición de calidad del aire de la secretaría que encabeza Fernando Gutiérrez Moreno, durante cuatro años, de 2009 a junio de 2013, la norma NOM 124 ha sido rebasada en 536 días.

En la mayoría de las estaciones de monitoreo ambiental en el área metropolitana, la norma diaria de partículas es rebasada de manera firme, particularmente en la estación SO ubicada en Santa Catarina, donde se registran los valores de concentración más altos, según establece el Instituto Nacional de Ecología.

EDUARDO MENDIETA SÁNCHEZ