22 de julio de 2013 / 04:06 p.m.

El secretario de Finanzas y tesorería del Estado, Rodolfo Gómez Acosta, aseguró que se concluyó con un proceso importante para Nuevo León con la reestructuración de la deuda por más de 33 mil millones de pesos.

En entrevista con Josué Becerra, explicó que esto incluye el servicio de deuda por los bonos Cupón Cero de los programas Fonarec y Profise, de los que se habían tomado más de 7 mil millones de pesos, más una parte de la deuda del Instituto de Control Vehicular.

""Esto nos permite tener un mejor escenario de liberación de flujos hacia los próximos cuatro años, lo más importante pues un ahorroaproximado de un poco más de 4 mil millones de pesos, o de mil 400 millones de pesos anuales en los próximos tres años, esto pues evidentemente nos da una perspectiva de mejor viabilidad y con esto cumplimos otro eje del Programa de Ordenamiento Integral de nuestras finanzas públicas"".

Indicó que se llevó a cabo un proceso competitivo en donde 12 instituciones participaron haciendo propuestas, se obtuvieron algunas por más de 40 mil millones de pesos, lo cual era un monto muy superior a lo que se había solicitado.

""En lo que el gobernador Rodrigo Medina ha sido muy enfático en tratar de recuperar viabilidad para nuestras finanzas públicas y sobre todo en condiciones de certidumbre y mayor claridad. En ese sentido lo que hicimos fue, siete instituciones fueron las que presentaron las mejores propuestas para el estado y estas siete instituciones son las que están prestándonos dinero a mayor plazo para poder de alguna manera empaquetar todo lo que era el pasivo bancario director del estado y tener este mejor escenario"".

Rodolfo Gómez Acosta mencionó que toda la deuda bancaria directa que andaba por el orden de los 20 mil millones de pesos más los cupones cero que se tenían, que eran otros 7 mil millones de pesos, ya eran significativos en lo que respecta el servicio de la deuda.

""Este 2013 entramos ya con el pago de amortizaciones, recordemos que teníamos ciertos períodos de gracia en algunos de los créditos que el estado había contratado y la carga que este año ya estábamos asumiendo por servicio de deuda, es por lo que teníamos que pagar por todos esos financiamientos, por los intereses, acumulando lo que los cupones cero representaban, pues ya era fuertísima.

""El poder liberar esto y el poder ordenar toda esta deuda bancaria directa a través de este nuevo esquema, a través de un fideicomiso maestro con una sola fuente de pago, nos da mucha más orden y mucho mayor margen de maniobra"", explicó.

Al cuestionársele cómo se pagará dicha deuda, y si no se condicionaba impuestos como tenencia o refrendo, refirió que:

""No, aquí lo que estamos afectando son participaciones del Estado, no hay ningún otro concepto de ingreso del estado que esté dado en garantía, insisto todo esto nos permite clarificar mucho la operación y ser muy certeros en nuestra nueva política de endeudamiento"".

En relación si esta restructuración de deuda se hizo antes de que a nivel federal se votara por una ley de control de deuda estatal y municipal, aseguró que no.

""No, de hecho lo que te puedo decir es que creo que nos estamos anticipando en gran medida a los preceptos que esa ley, que se está en el Congreso de la Unión procesando, va a establecer, para nosotros es muy importante.

""Y como lo había instruido el Gobernador del Estado teníamos que llegar con la tarea hecha desde que anunciamos el programa de ordenamiento, eso fue incluso antes de la entrada de la nueva administración federal, y hemos venido trabajando en todos los ejes, esto también nos implica asumir compromisos multianuales de gasto, muy rígidos que el estado también está asumiendo prácticamente a partir del programa de ordenamiento, creo yo que en gran media nos estamos anticipando"", puntualizó.

Redacción