31 de enero de 2013 / 02:43 p.m.

Monterrey • Tras la polémica suscitada por la contratación de un bróker, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, afirmó ayer que la reestructuración de la deuda está por concretarse y fijó un plazo máximo de tres semanas para ello.

El proceso, que forma parte del plan de austeridad anunciado por Arellanes Cervantes al arranque de su gestión, dejará ahorros importantes a la ciudad, aseguró ayer la edil a manera de defensa del proceso.

“"Lo que es la reestructura de la deuda nos va a permitir tener ahorros en los tres años de 360 millones de pesos, estamos trabajando en ello y ya tenemos resultados.

“"Aún no (se concreta la reestructura), pero estamos esperando que dentro de los próximos 15 días o tres semanas (se haga)"”, consideró.

El proceso de refinanciamiento es llevado por la empresa Law, Trading & Consulting, que hace unos días aceptó una reducción de 50 por ciento en su comisión, que será de casi 32 millones de pesos.

Aunque no ofreció cifras concretas, Arellanes aseguró que el programa de ahorro ha generado reducción de gastos superfluos o no prioritarios para el desarrollo del Gobierno Municipal, por lo que se prevé ampliarlo durante el resto de la administración.

“Hemos tenido reducción en temas de gasto corriente como es gasolina, como lo es también papelería que estamos buscando reducir también los costos, estamos trabajando en esto también”, manifestó.

El proyecto de ahorro por apretarse el cinturón en gasto corriente y otros conceptos oscila en 344 millones de pesos, definió la alcaldesa.

Por otra parte, sostuvo que si bien no existe una política para congelar los salarios de burócratas municipales, anticipó que de momento no se contemplan aumentos para personal sindicalizado o de confianza.

LUIS GARCÍA