22 de mayo de 2013 / 12:30 p.m.

Monterrey  • La reestructuración del transporte programada por la Línea 3 del Metro preocupa a los prestadores del servicio, reconoció el estado.

A la pugna por las tarifas y el descuento por transbordo se suma este frente, que si bien no ha sido impugnado aún por empresarios, es un foco de atención.

Fernando Gutiérrez Moreno, titular de la dependencia, sostuvo ayer que pese a la inconformidad que puedan manifestar los permisionarios, el nuevo esquema se aplicará en aras de beneficiar al Transmetro, que atenderá los viajes de alimentación a la Línea 3.

“Definitivamente hay una preocupación, pero la modernidad es algo a lo que le tenemos que aportar. La modernidad del sistema de transporte es lo que la gente está esperando, necesitamos que la gente reciba un servicio de calidad”.

¿Qué les preocupa a ellos?

“Tiene que ver con la reestructura de los transportes pues prácticamente salen de un corredor que tiene una cierta demanda, es decir, reciben una cantidad de ingresos en esa zona y la reestructura les hace tener negocios de cierta manera aledaños a la parte troncal del sistema”, refirió.

El proyecto contempla que 291 unidades correspondientes a 15 rutas que cubren 23 recorridos abandonen las avenidas López Mateos, Diego Díaz de Berlanga y Rómulo Garza a partir del primer día de funciones de la Línea 3.

Luis García