16 de enero de 2013 / 02:56 a.m.

La secretaria de Educación estatal indicó que es injustificada la inconformidad manifestada por los normalistas, toda vez que las disposiciones no los afectan, ya que para cuando egresen serán maestros que obtengan su plaza a través de concurso.

 Chilpancingo de los Bravo • La secretaria de Educación de Guerrero, Silvia Romero Suárez sostuvo que los estudiantes de las normales públicas cuestionan de manera indebida la reforma educativa federal de manera injustificada, ya que no son afectados por la misma.

En Chilpancingo, Romero Suárez manifestó simpatía por la forma en que hasta el momento se ha manejado la fracción institucional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) ante la reforma federal.

Dijo que los maestros se comprometieron a impulsar acciones de protesta sin perjudicar a los estudiantes, lo que hasta el momento han cumplido cabalmente, pues la difusión de sus cuestionamientos ha sido pacífica y fuera de las aulas.

Romero Suárez habló sobre la inquietud que han expresado estudiantes de las normales públicas del estado sobre la reforma educativa, ya que se han pronunciado en contra de la misma y destacó: "Lo cierto es que la reforma no los alcanza, porque ellos van a ser maestros que van a obtener sus plazas a través del concurso y, por lo tanto, no hay ningún prejuicio en su contra".

Indicó que el panorama para los normalistas puede ser más alentador con la reforma que sin ella, porque al ya no heredarse plazas habrá más espacios para quienes egresen de las escuelas y tengan la formación necesaria para desempeñarse frente a un grupo.

Sostuvo que hay falta de información cuando se sostiene que en lugar de plazas solamente podrán acceder a contratos, por eso llamó a sostener reuniones en las que se trate con claridad la información sobre el tema.

Con los elementos necesarios, dijo que los estudiantes de las normales habrán de comprobar que la reforma conviene más a sus intereses y que por lo tanto, sus cuestionamientos en esta ocasión son injustificados.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN