4 de octubre de 2013 / 02:07 a.m.

La propuesta del líder parlamentario panista busca que los municipios accedan a recursos federales sin la intermediación del estado.

 

Monterrey.- La administración estatal no tuvo miramientos para la propuesta de Ley de Coordinación Fiscal que la bancada del PAN en el Congreso de Nuevo León busca aprobar, al advertir que se trata de una reforma inconstitucional.

Rodolfo Gómez Acosta, secretario de Finanzas, sostuvo que la intención de los panistas en el ámbito local choca con la reforma hacendaria que se discute a nivel federal, por lo que llamó a conocer primero los alcances de esta última antes de avanzar en la iniciativa promovida por el coordinador albiazul, Alfredo Rodríguez Dávila.

"Veamos cómo queda esta reforma para eventualmente tener algo que sea válido constitucionalmente hablando, es decir, tenga un soporte legal robusto y, dos, que también pueda quedar alineado a la Ley de Coordinación Fiscal", declaró.

Al preguntarle si chocan entonces las propuestas, el tesorero indicó "en este momento sí, porque estamos partiendo de una iniciativa que de entrada se prevé inconstitucional con conceptos que van desalineados de lo que es un poco el espíritu de distribución y de participación que se dan en la propia Ley de Coordinación Fiscal".

La propuesta del líder parlamentario panista busca que los municipios accedan a recursos federales sin la intermediación del estado, además de incrementar a un 25 por ciento el monto asignado de participaciones federales.

"Esta iniciativa de reforma hacendaria que se está procesando en el Congreso de la Unión trae beneficios importantes para los municipios, alineados a incentivos. Consiste en que algunos diferenciales en el incremental de ingresos que pueda haber del fondo general participable en el porcentaje asignado para los municipios pueda ser asignado como recursos adicionales para los municipios que tengan mejoras sustanciales en su recaudación de impuesto predial, por ejemplo", explicó.

Pese a ello, el funcionario se dijo dispuesto a escuchar la postura de los legisladores panistas, siempre y cuando sean bajo un esquema de aportación sin ninguna componenda de tipo político a fin de encontrar un punto medio al planteamiento realizado en el Congreso local.

"Estamos siempre abiertos al diálogo serio y responsable con el Congreso en propósitos que sean legítimos. Si el propósito es legitimo fuera de coyunturas, fuera de oportunismo, fuera de posiciones partidistas, nosotros vamos a estar en ese diálogo. Si no es así pues, bueno, vamos a dar nuestra opinión y hasta ahí vamos a dejar el tema", concluyó.

Luis García