ALEJANDRA MENDOZA
23 de agosto de 2013 / 11:25 a.m.

Monterrey • En los próximos meses se prevé que la iniciativa de reforma a la Ley del Seguro Social (IMSS) se apruebe, pero pasará desapercibida al opacarse por la discusión de las reformas energética y hacendaria, afectando con esto tanto a las empresas como trabajadores, advirtieron expertos y cámaras empresariales.

 

Ricardo Castro Garza, socio principal de la práctica laboral de la firma Baker & Mckenzie, explicó que es muy probable que se apruebe esta reforma, pero afectará a los empleados, principalmente al incrementarse sus cuotas.

 

"A veces se distrae la atención con reformas como la que estamos escuchando todos los días como la energética, y a estos temas que son muy importantes no se les da la misma difusión, y a veces es más fácil que pase cuando no se pone la atención debida a este tipo de situaciones", dijo.

 

Explicó que para las empresas representará un incremento entre 25 y 40 por ciento de lo que están pagando de las cuotas obrero patronales. Para los trabajadores significará un aumento de 5 o hasta más de 100 por ciento de lo que actualmente están pagando.

 

Castro Garza advirtió que de aprobarse, podría traer una afectación para la atracción de inversión de empresas extranjeras y opacar la buena percepción que se tiene del país. En su opinión, la reforma desincentivará las nuevas prestaciones de las empresas a sus trabajadores.

 

Alberto Fernández Martínez, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Nuevo León, indicó que impactará en los salarios de los empleados, y más del 30 por ciento de las empresas en el estado se verán afectadas:

 

Horacio Campaña, presidente de Index Nuevo León (que agremia a la industria maquiladora), dijo que están en contra de esta iniciativa, porque contradice la propuesta de productividad del presidente de la República.

 

Las empresas dijo, podrían tomar medidas como reducción de costos, a fin de encontrar más productividad o bajar la planta laboral.

 

Al respecto, Julio César Cantú Flores, presidente de Canaco Monterrey, precisó que en lo que no se está de acuerdo es que esta iniciativa, que busca homologar los salarios base de cotización con el ISR, busque el integrar el reparto de utilidades y las horas extras.

 

"Afecta al empresario (…) para el empresario es muy sencillo, si tengo 20 gentes y me cuesta más pues reduzco a 18, creo que debe ser al revés, la Ley debe ser simple".

 

Efraín Bastida, socio de Legales e Impuestos de la firma Deloitte, detalló que para un empleado el monto de las cuotas que paga aumentará un 50 por ciento, mientras que para las empresas aumentará un 30 o 40 por ciento.

 

Berenice Ramírez López, investigadora titular del Investigaciones Económicas de la UNAM, dijo que esta iniciativa no está completa porque hay una alta informalidad, el porcentaje formal tendrá un incremento en sus cuotas, por lo que se debe mantener este tema en discusión.