20 de julio de 2013 / 01:09 a.m.

Zihuatanejo de Azueta • Con un incremento de efectivos de las fuerzas federales y estatales, se reforzará los límites de Guerrero con Michoacán, aseguró el gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, tras los hechos de violencia registrados esta semana en el municipio de La Unión.

"Vamos a implementar un reforzamiento de las bases operativas que ya se tienen en la Costa Grande, no permitiremos que ningún grupo que se diga de autodefensa, ciudadano o comunitario se aboque a combatir la delincuencia, para eso estamos los gobiernos", advirtió.

Ante ello anunció mayor presencia de soldados del Ejército Mexicano, Marina Armada de México, Policía Federal y Policía Estatal Preventiva.

El mandatario estatal aseguró que ya sostuvo reuniones con autoridades federales para crear un cerco de seguridad en los límites delo estados de Guerrero y Michoacán, con lo que espera una disminución en los hechos de violencia como el ocurrido la tarde del jueves, cuando un convoy de la Policía Federal fue emboscado por un comando, hecho que dejó como saldo tres agentes federales muertos.

"Con este cerco queremos evitar este tipo de situaciones tan lamentables como las que ocurrieron el jueves en los límites entre (el estado de) Guerrero y (el estado de) Michoacán", subrayó.

En declaraciones en este destino de playa, el gobernador Aguirre Rivero reconoció que el clima de violencia que se vive en esta parte de la entidad afectó fuertemente la llegada del turismo.

"Por supuesto que sí ha impactado y hay una disminución muy importante (de turistas), si me preguntan si es suficiente lo que estamos haciendo yo diría desde luego que no", admitió el jefe del ejecutivo estatal.

Aunque en seguida reculó y dijo que en Ixtapa-Zihuatanejo la perspectiva en materia turística es favorable, por lo que existen buenas expectativas para la actual temporada vacacional de verano.

JAVIER TRUJILLO