28 de mayo de 2013 / 11:07 p.m.

Guerrero • El presidente municipal de Teloloapan, Ignacio de Jesús Valladares Salgado, se desmarcó de cualquier relación con el crimen organizado, pero reconoció que tiene limitaciones para combatirlo.

El primer edil de Teloloapan, comentó que el lunes en Palacio de Gobierno sostuvo una reunión con el responsable de la política interna, Florentino Cruz Ramírez, y funcionarios de la Secretaría de Seguridad Pública, para analizar lo que ocurre en su municipio, además de los casos de Apaxtla, Cuetzala y Canuto Neri, que también sufren altos índices de violencia.

Entre las conclusiones del encuentro se estableció que si bien Teloloapan es visto como el centro de la confrontación entre grupos de delincuentes, en realidad Apaxtla, Cuetzala y Canuto Neri, todos ellos ubicados en la zona Norte de Guerrero, enfrentan los mismos problemas.

En los cuatro municipios, los policías preventivos propios ya son muy escasos, ya que las deserciones se dispararon conforme se recrudecieron los enfrentamientos.

Comentó que a los cuatro municipios ya llegaron refuerzos de la Policía Federal y elementos del Ejército, incluso, este martes se tenía previsto un recorrido en la zona por parte del comandante de la 35 Zona Militar, el general Juan Manuel Rico Gámez.

Respecto a la declaración del gobernador Ángel Aguirre Rivero, en el sentido de que ya se investigan los posibles nexos de algunos alcaldes con la delincuencia, Valladares Salgado dijo estar de acuerdo en que haya dicho trabajo, para que cada quien asuma la responsabilidad que le corresponda.

"Nosotros (los alcaldes) lo que debemos hacer es conducirnos con mucho equilibrio, para poder dar satisfacción a la gente que ha depositado su confianza en nosotros".

Sostuvo que la contingencia que se presenta en estos momentos, se va a superar en la medida en que los ayuntamientos reciban el respaldo de las autoridades de los otros niveles de gobierno, porque solos no tienen personal, equipo ni armamento para contrarrestar a los delincuentes.

Respecto a la posibilidad de que solicite licencia para separarse del cargo y dejar atrás la tensión, el presidente municipal indicó: "Hay momentos en los que nos gana la desesperación porque no contamos con el respaldo suficiente y necesario, pero ya el lunes concretamos el acuerdo de que nos darán el apoyo".

Dijo que no ha considerado separarse del cargo por medio de la solicitud de licencia, pero no se comprometió a declarar que sus homólogos no tengan algún tipo de relación que mantienen asolada la zona Norte de la entidad.

"Yo desconozco como se estén comportando cada uno de mis compañeros presidentes municipales, pero considero que a veces por seguridad familiar y personal se tiene que actuar de esa manera. Estamos en constante riesgo ante las situaciones que se han presentado últimamente y espero que pronto se pueda restablecer la paz social".

Desde el lunes, Ignacio Valladares Salgado permanece en Chilpancingo. dijo que aprovechó la contingencia en materia de seguridad pública para viajar a la capital de Guerrero y desahogar varios asuntos pendientes.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN