28 de junio de 2013 / 01:16 p.m.

Monterrey • Para Pablo Montero, su participación en el musical Qué rico mambo ha servido como una terapia para conseguir la resignación después de la muerte de su hermano Javier Hernández Rodríguez.

El intérprete de “Piquito de oro” está en Monterrey a junto a Maribel Guardia, Aleida Núñez, Benny Ibarra y Carlos Bonavides para promocionar la obra de teatro que se presentará el 6 de julio en la Arena Monterrey.

A la rueda de prensa que ofrecieron los actores para dar promoción a la puesta en escena, el cantante apareció 20 minutos después de haber iniciado, robando la atención de los medios de comunicación.

Montero reconoció que el cariño del público en donde quiera que se presenta ha sido clave para sobrellevar el luto.

"La gente se me acerca y me dice tantas cosas lindas cuando termino de cantar, se ponen de pie y me demuestran su cariño, su apoyo, y eso es una cosa que te llena de felicidad en esos momentos", comentó Pablo Montero durante la conferencia de prensa.

El artista decidió atender amablemente los cuestionamientos de los reporteros sobre los momentos difíciles por los que atraviesa su familia, así como de las especulaciones sobre si la muerte de su hermano se trató de un ajuste de cuentas.

Además hizo énfasis en que las autoridades deberían tomar cartas en el asunto sobre la ola de violencia que aqueja al país.

“El gobierno no puede pasar por alto esto (la violencia), tenemos que hablarlo. Me da mucho coraje que algunas personas actúen de forma violenta, sacando su locura”, reveló Montero.

Respaldado con sus compañeros, Pablo Montero llegará por primera vez a la Arena Monterrey junto al elenco de Qué rico mambo, estelarizado por Maribel Guardia.

El musical retoma los años de esplendor del Teatro Blanquita de la Ciudad de México, en donde el amor, la pasión, el baile, la música y la traición envolverán a los presentes.

LANZA A SU MARIDO DE CANTANTE

Por su parte Maribel Guardia, quien regresa a la ciudad como protagonista de la pieza teatral, reconoció que sigue con sus proyectos personales, entre ellos el lanzamiento como cantante de su esposo Marcos Chacón.

"Mi esposo grabó un disco porque él siempre fue artista. Marcos tuvo un grupo en Costa Rica y viajó por todo Centroamérica, tuvo mucho éxito", mencionó Maribel Guardia a la salida del lugar.

La costarricense aseguró que el mundo de la música es difícil de dejar por lo adictivo que es, por lo mismo su marido quiere retomarlo, pese a que cuenta con su propio bufete de abogados.

"Marcos es compositor, toca el piano, guitarra, tiene mucho talento y qué padre que está luchando por su sueño. Me da mucho gusto por eso él, ya está produciendo su disco", concluyó Maribel Guardia.

ALBERTO SANTOS