15 de marzo de 2013 / 01:40 a.m.

La Secretaría de Desarrollo Urbano calculó que el proceso para revertir el deterioro de dicha zona tardará 10 años, debido al grado de descomposición que enfrenta el área.

 Monterrey.- • La regeneración del Barrio Antiguo anunciada por el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz y la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, excederá por mucho los períodos de mandato de ambos políticos.

En un cálculo positivo, la Secretaría de Desarrollo Urbano estimó que el proceso para revertir el deterioro de dicha zona tardará 10 años, dejando entrever de este modo el grado de descomposición que enfrenta.

"Es un trabajo que se va a llevar varios lustros, 2 ó 3 lustros, una década, en lo que esto va avanzando, pero están sembrando las líneas muy claras, en donde algunas zonas tendrán vocación muy específica, gastronómicas, culturales, de integración y pasajes interiores en los centros de manzana", indicó Fernando Gutiérrez Moreno, titular de la dependencia estatal.

Autoridades del estado y el municipio se reunieron esta mañana con vecinos del Barrio Antiguo para explicarles los trabajos que se avecinan en su entorno, situación que aprovecharon para plantear quejas y áreas de oportunidad.

Gutiérrez Moreno explicó que los habitantes del sector manifestaron su molestia por temas como la recolección de basura, exceso de ruido y seguridad en general.

"Se habló del trabajo social y de la agenda de trabajo que vamos a ir teniendo con ellos, recibimos quejas de baldíos que tienen fauna nociva, que sirven como muladares, recibimos quejas de vecinos que hacen celebraciones a altas horas de la noche. De servicio de recolección de basura, de luminarias, la idea es trabajar en forma conjunta y va a haber toda una agenda de trabajo porque todo esto se logra únicamente a través de la participación ciudadana".

Si bien la encerrona con los vecinos fue privada, una fotografía difundida por la Secretaría de Desarrollo Sustentable muestra como asistentes al ex gobernador Sócrates Rizzo García, al líder de los vecinos de la zona, Mariano Núñez, y funcionarios como el titular del Implanc, Gabriel Todd y al propio Gutiérrez Moreno.

El funcionario estatal aseguró ayer que la remodelación de las fachadas podría salir del catastro o bien, utilizarse fondos federales como los empleados para la revitalización del corredor comercial de la calle Morelos.

LUIS GARCÍA