10 de marzo de 2013 / 10:51 p.m.

Monterrey.- • Frente a la ola de cristalazos y robos en general que azotan el centro de la ciudad, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, confió en que el proyecto de regeneración para la zona traiga en automático una mejora en la seguridad.

Al cumplir este objetivo, se incorporará hacia finales del presente año la Policía Turística, proyecto de seguridad que forma parte integral de la regeneración, en el cual participará la iniciativa privada.

Tras dar a conocer que la última medición del Semáforo del Delito les generó un color rojo en el rubro de cristalazos, la presidenta municipal insistió en que dicha tendencia es producto de la alta población flotante que convive diariamente en el primer cuadro.

No obstante, refirió que los operativos en la zona ya se han reforzado desde hace tiempo, con mejor coordinación y más elementos.

“"Es parte de ir recuperando nuestros espacios, de ir empoderando a la ciudadanía, el mejoramiento del entorno urbano contribuye, sin lugar a dudas, a lo que es la parte de seguridad.

“"El tener calles que puedes caminar, el tener calles iluminadas, el tener una presencia permanente de la ciudadanía en la recomposición del tejido social, eso abona directamente a la mejoría de la seguridad"”, expresó.

Sin adelantar detalles del estado de fuerza que tendrá la Policía Turística, la Alcaldesa manifestó que estarán capacitados para orientar a la ciudadanía local y extranjera.

“"Estamos ya trabajando en eso, van a seguir su preparación normal los policías y van a tener también un agregado de lo que son clases específicas, (irán) a una academia específica para lo que es el trato a turistas"”, detalló.

Arellanes Cervantes dijo que para este año se contempla la incorporación de hasta 500 elementos para la Policía de Monterrey y, de estos, un grupo no determinado recibirá la capacitación extra de los hoteleros para fungir como policía turístico.

“Se recluta a nivel nacional, se hace la convocatoria (…), no tengo ahorita el número, lo que sí es importante es que, dentro de este año, saldrán 400 o 500 policías más... estamos hablando que para finales de año (iniciarán operaciones), ya en arranque de lo que es el Barrio Antiguo, lo que es la parte del centro, Monterrey Histórico”, explicó.

Pese a esta vocación, la edil regiomontana confirmó a pregunta expresa que estos elementos sí tendrán porte de arma.

El pago a los uniformados correrá a cargo de la administración municipal, tras meses de especulación sobre quién se haría cargo de solventar el proyecto.

LUIS GARCÍA