— MARILÚ OVIEDO
7 de enero de 2013 / 03:06 p.m.

Monterrey Más de 18 mil regiomontanos se dieron cita en la Plaza Zaragoza para disfrutar de la tradicional Rosca de Reyes, la tarde de ayer.

La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, partió este gran postre de alrededor de 2.4 kilómetros de largo el cual le dio hasta tres vueltas a la plaza.

En el lugar se dieron cita miles de personas quienes pudieron disfrutar de un trozo de rosca y lograron llevarse premios como televisores, juguetes y bicicletas, ya que en lugar de colocar en el pan "monitos", se colocaron 75 letras "M" con las cuales canjearon su regalo.

“Son 75 monitos, ahora fueron unas `M´ del ayuntamiento de Monterrey y tuvieron lo que son televisiones, juguetes, bicicletas para que estén contentos con sus regalos”, mencionó la edil.

Además de esto, también se dio fin a la pista de hielo y al pino navideño, ubicados en la plaza Zaragoza.

“Nuevamente vemos que los regiomontanos están recuperando esa parte que es de convivencia, no nada más familiar, sino la comunitaria y es parte nuestras tradiciones.

“Ya con esto cerramos la parte de navidad, con el encendido del pino, la pista de hielo y los desfiles que tuvimos, la entrega de juguetes en las zonas más vulnerables y lo estamos haciendo con una gran fiesta”, comentó.

Dentro del gran festejo que inició alrededor de las 14:00 horas, se presentaron diferentes grupos musicales para ambientar a chicos y grandes.

Arellanes Cervantes detalló que a la Pista de Hielo acudieron más de 30 mil personas en todo el tiempo que estuvo disponible de manera gratuita para los regiomontanos y personas de otras entidades federativas que acudieron al estado.

Añadió que con la presencia de los regiomontanos, se demuestra que el temor de la inseguridad poco a poco se va venciendo.

“Estamos contentos con la respuesta que hemos tenido de los regiomontanos porque veíamos que anteriormente existía cierto temor de la gente a salir y ahora vemos que están familias completas viviendo la ciudad que es lo que debe de ser”, expresó.

Para que el evento se realizara con tranquilidad la zona estuvo vigilada por agentes de Tránsito, Marina y Policía y la calle de Zuazua a la altura de Jardón y hasta Padre Mier fue cerrada a la circulación.