— SANDRA GONZÁLEZ
5 de enero de 2013 / 03:16 p.m.

San Pedro Garza García  El termómetro marcaba cuatro grados centígrados en el área metropolitana de Monterrey antes del amanecer, pero la precipitación constante daba otra sensación térmica. En tanto, en lo alto de la Sierra Madre el mercurio no subió de los cero grados.

A sabiendas de esto, decenas de personas asumieron el reto y antes de que clareara el cielo, ya iban cuesta arriba para la meseta de Chipinque con la ilusión de ver nieve, sin embargo por segundo día consecutivo con el presente frente frío, esta se negó a aparecer.

A las 5:00 de la mañana, cuatro amigos que viven en Monterrey fueron el segundo grupo en llegar, la decisión de madrugar se tomó un día antes.

“Desde ayer dijimos y pensamos que no nos íbamos a levantar pero si antes de las cinco ya todos nos estábamos hablando y nos vinimos para acá pero no hay nieve”, dijo la joven que apenas encontró gotas de agua convertidas en hielo en las hojas de los árboles.

A otros los motivó el ambiente de fiesta que traían desde la noche anterior por lo que antes de dormir, acudieron a Chipinque.

“Anoche andábamos de fiesta y se repente salió la idea de venir para acá y aquí estamos nada más que haya más luz y a esperarnos poquito a ver si cae nieve y ya nos vamos” dijo un joven quien apenas traía un suéter.

Para las 7:00 horas, el estacionamiento de la meseta estaba lleno. Y más llenos iban los carros o camionetas pick up de algunas familias que aprovecharon cada espacio del vehículo para acomodarse y ser partícipes de la expedición.

El día se iluminaba y la esperada nieve no aparecía, únicamente el agua de lluvia que se depositó en las plantas formo una ligera capa de hielo que emocionó a los presentes.

APRECIAN LA NATURALEZA

La familia Bazaldúa de la Riva se declara amante de la naturaleza, tanto que han sido testigos de varias nevadas registradas en el estado de Nuevo León y lugares cercanos.

Su gusto por este tipo de fenómenos meteorológicos los llevo a viajar a la Sierra de Arteaga donde sí hubo nieve hasta para hacer figuras.

“Ayer nos fuimos a Arteaga, nos fuimos ya tarde pero si alcanzamos algo como quiera pues allá no ha dejado de nevar y hoy esperábamos que ocurriera aquí en Chipinque pero no, ya habrá otra oportunidad como quiera con los pronósticos que dan puede que si ocurra”, mencionó.

Por su parte, de las cálidas tierras de Colombia, la familia Ibáñez llegó en plena temporada invernal a Monterrey, para pasar las fiestas de decembrinas con sus seres queridos.

Aprovechando su estancia, se dieron tiempo para visitar los paisajes naturales que ofrece Nuevo León, dentro del área metropolitana.

“Nosotros somos de Cali y allá siempre está cálido, nos vinimos con la ropa de frío pero no para tanto pero aquí lo bueno que ya nos tenían preparado algo y pues nos vinimos a ver esta belleza” dijo Johanna.

Esta es la primera ocasión que acuden a la entidad y aunque esperaban ver nieve se llevaron una buena impresión de las riquezas naturales que existen cerca de la ciudad.