4 de mayo de 2013 / 01:40 p.m.

 Monterrey • Un probable corto circuito en una instalación eléctrica irregular originó un voraz incendio que consumió varias toneladas de tarimas de madera, la noche del viernes en la colonia Plutarco Elías Calles, en el norponiente de Monterrey.

El siniestro, que abarcó un área de aproximadamente 400 metros cuadrados, tuvo lugar a las 21:30 horas en un terreno baldío ubicado en las calles Nacionalización de la Banca y Cananea, en una zona donde predominan las bodegas industriales.

“Al llegar aquí al lugar, es un predio, en el cual almacenan tarimas y algo de madera. Es un área abierta. En el lugar se encontró un cuarto, el cual presumimos que sea de una persona que está laborando como vigilante”, explicó Arturo Ochoa, comandante de Protección Civil Municipal.

El fuego estuvo a punto de propagarse hacia bodegas y viviendas, debido a que en un amplio terreno, al parecer propiedad municipal y que debería funcionar como área verde, los dueños de negocios almacenan desechos industriales y domésticos a cielo abierto.

“Se encuentra también un cable de luz, el cual podemos presumir fue la causa de este incendio.

El riesgo para los vecinos, aunque es una zona de bodegas y empresas, pues había el riesgo de propagación”, reiteró Ochoa.

Por su parte, los habitantes de un amplio sector de la colonia Plutarco Elías Calles se quejaron de la indiferencia de la autoridad municipal, pues ya son tres veces las que ocurre un siniestro en ese lugar.

Aunado a ese riesgo, el lugar representa un serio foco de infección, pues los dueños de las bodegas han almacenado al aire libre toneladas de basura y desechos de diferente origen, poniente en riego la salud de la comunidad.

“Todo este mugrero aquí afectando nuestra colonia. Es una zona totalmente de insalubridad. Esta es la tercera vez que se ha incendiado este lugar. Estamos en riesgo todos los vecinos”, recalcó Karla Leal.

El incidente de este viernes ocurrió a muy pocos metros del campo de futbol americano del club Panteras del Poniente, donde se llevaba a cabo un juego cuyos asistentes estuvieron expuestos al denso humo.

 — CON INFORMACIÓN DE CARLOS RANGEL