30 de mayo de 2013 / 12:53 p.m.

Trascurrieron casi dos años para que Chris Roberson pudiera ponerse de nueva cuenta la franela de los Sultanes de Monterrey, pero a su regreso comparte la misma ambición que sus compañeros.

"Tengo la misma ambición que el resto de mis compañeros, ser campeón", señala el norteamericano, quien apenas el fin de semana volvió tras cumplir su castigo por doping.

En noviembre del 2011 la Liga Mexicana de Verano emitió un comunicado en el que varios peloteros del circuito veraniego habían dado positivos por el uso de substancias prohibidas; Chris fue castigado por el uso de anfetaminas.

Hoy el primer bat y jardinero central de los Sultanes luce radiante –como de costumbre- y está listo para ponerse en base y aportar todo su talento en el prado de en medio.

"Extrañé mucho. Pasó mucho tiempo para que se arreglaran las cosas, pero ya estoy de vuelta”, expresa Roberson, quien promediaba hasta anoche .333 en cuatro partidos jugados, “fue duro, fue una situación bastante pesada. Pero ya pasó, ahorita no quiero problemas con nadie, sólo jugar beisbol otra vez".

El californiano agradeció a la organización de los Sultanes de Monterrey por la confianza que tuvieron el él para aguantarlo hasta que concluyera su castigo.

La sanción fue de 50 partidos, pero para que se le acreditara como cumplidos, el club tenía que registrarlo y dejar transcurrir los 50 encuentros para poderlo hacer jugar. Sultanes estuvo los primeros 50 encuentros de la temporada jugando con un extranjero menos.

"Fue difícil yo lo sé, para todos, y también para mí, pero me siento agradecido porque la organización tiene fe en mi juego y en mí como persona", expresa.

Roberson el año pasado estuvo jugando en Canadá, con los Goldeneyes, luego de que ningún equipo en la Liga Mexicana lo buscara, debido a su castigo, principalmente.

"Mi familia me apoyó mucho por todos lados, recibí muchas bendiciones de parte de mi esposa, todos me apoyaron mucho en este problema".

El bateador ambidiestro resaltó el apoyo de su familia en los momentos difíciles que vivió, luego de la suspensión"Mi familia me apoyó mucho por todos lados, recibí muchas bendiciones de parte de mi esposa, todos me apoyaron mucho en este problema".

Roberson comentó que ante su experiencia, está abierto para comentar con sus compañeros, en especial los jóvenes, para que no les suceda lo que a él.

"Ellos saben qué es bueno y qué es malo, pero yo estoy abierto para platicar con ellos", dijo.

Además el ex pelotero de los Phillies de Filadelfia expresó las ganas de volverse a vestir de Sultán.

"Era el único equipo con el que quería jugar", así resumió su deseo de volver.

Óscar Sánchez