18 de mayo de 2013 / 01:42 p.m.

El reloj indicaba las 20:40 de anoche cuando en la terminal B del Aeropuerto, se asomó la imagen de un hombre que, con muletas, caminaba con gran esfuerzo y con un visible dolor en su rostro. Era Ricardo Ferretti, técnico de Tigres.

A paso calmado y acompañado de familiares, el Tuca logró cruzar por toda la sala de espera de la terminal mientras decenas de curiosos alcanzaban a identificarlo. “Ánimo Tuca”, dijo un aficionado a los Tigres.

 Pero no faltó quien se le acercara para pedirle una foto y el entrenador felino con voz pesada y bajo volumen le contestó: “pin... dolor que traigo y todavía quieres una foto, no chin.. cab…. No perdonan una”.

Ese dolor del que acusaba Ferretti era producto de la operación a la que fue sometido por un desgarro en el fémur y en la cadera, que al no tener cartílago le ocasionaba golpes hueso con hueso. El dolor que acusó por más de seis años pronto desaparecerá gracias a una prótesis en la cadera y a un buen reposo y rehabilitación.

Cabe destacar que el origen de la molestia en la cadera proviene de cuando era jugador. Al cobrar esos magistrales tiros libres apoyaba todo su cuerpo en la pierna izquierda y el esfuerzo recaía en la cadera. Así lo hizo por años y años, hasta sufrir las consecuencias. Pero tras la intervención quirúrgica podrá mejorar en ese aspecto.

La rehabilitación durará aproximadamente dos semanas, y luego de llevar esos 15 días en Monterrey con cuidados y sin ningún movimiento, comenzará a caminar de manera normal.

Incluso, de acuerdo a información del propio club Tigres, el Tuca podrá estar en el arranque de la pretemporada con el equipo el 10 de junio, pues se estima que luego de un mes de haber sido operado ya podrá trotar, caminar sin dificultad, aunque para realizar algunos movimientos puntuales aún tendrán que esperar.

Lo cierto es que su nivel de vida será mejor que el actual, ya que necesitaba hacer un gran esfuerzo para caminar lo más correcto posible.

La travesía a pie de Ricardo no fue sencilla. Una vez que dejó atrás a decenas de admiradores alarmados por su salud, el técnico de Tigres llegó al auto que lo llevaría a casa para arrancar su periodo de reposo.

El año pasado, Ferretti firmó por tres años con la institución. Hoy, se concentrará en vencer esta dura batalla para volver a escena y arrancar una nueva con su equipo Tigres.

Jaime Garza