17 de septiembre de 2013 / 03:41 a.m.

La Real Sociedad debuta en la fase de grupos de la Liga de Campeones, diez años después de su última aventura, en un estadio de Anoeta que visita un Shakhtar Donetsk a priori accesible.

Los donostiarras flojean en la Liga española en este inicio de temporada, pero sus sensaciones en el continente son mucho mejores como se comprobó en la brillante eliminatoria previa que afrontaron y superaron con éxito ante el Lyon.

Precisamente ante el conjunto francés, en la temporada 2003/04 vivió su último episodio en competición UEFA que ahora espera prolongar con éxito, sin que ello repercuta negativamente en la competición doméstica, que es el objetivo deportivo de los blanquiazules para esta campaña.

El entrenador de la Real Sociedad, Jagoba Arrasate, no podrá contar este martes con el lateral Carlos Martínez, ausencia compensada con la recuperación en los últimos días de hasta cuatro jugadores que arrastraban problemas físicos y lesiones.

Las posibilidades de éxito de los guipuzcoanos se centran en su gran potencial ofensivo, con Antoine Griezmann, Xabi Prieto y Carlos Vela como principales argumentos.

Sorprendió, no obstante, que en el último encuentro de Liga ante el Levante ninguno de ellos tuviera casi descanso, lo que abre la puerta a alguna sorpresa en la alineación inicial para el encuentro ante el Shakhtar.

El campeón ucraniano viaja a San Sebastián con la intención de arrancar con buen pie la Liga de Campeones, competición en la que alcanzó la pasada temporada los octavos de final.A diferencia de otras temporadas, los "mineros" no encabezan la clasificación de su liga y son sólo cuartos a cuatro puntos del líder, el Metallist de Járkov, tras la disputa de nueve partidos.

El veterano técnico rumano Mircea Lucescu aún no ha conseguido dar con la tecla en lo que va de temporada y el equipo de la capital de la cuenca hullera ucraniana está muy lejos de ser aquel que el pasado año encadenara quince victorias consecutivas en liga.

El viernes el Shakhtar sufrió una inesperada derrota en terreno del Karpaty (3-2), donde Lucescu alineó a cuatro brasileños de inicio.

Desde la salida a principios de año del brasileño William, que fichó primero por el Anzhí y recientemente por el Chelsea, su compatriota Adriano es la referencia en ataque de los ucranianos.

No obstante, al que realmente están echando en falta es al armenio Mkhitaryan, jugador clave en la zona de creación y que fichó en julio por el Borussia Dortmund, conjunto ante el que los ucranianos cayeron en febrero pasado en los octavos de final.

En un intento de solventar los problemas en defensa, Lucescu ha condenado al banquillo definitivamente al veterano portero Pyatov y le ha cedido el puesto al internacional sub-21, Kanibolotski.

El croata Srna, capitán del Shakhtar y que regresa al equipo tras una sanción, reconoció que el partido ante los vascos será difícil, ya que han perdido jugadores importantes.

"Hemos perdido a futbolistas muy importantes, por lo que fase de grupos será difícil. He hablado con Modric (Real Madrid) y con Rakitic (Sevilla). Destacaron la fuerza de nuestros rivales, los elogiaron", dijo a la página web de su equipo.

Redacción