13 de junio de 2013 / 01:55 a.m.

 Zihuatanejo de Azueta • La Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Zihuatanejo (CAPAZ) tiene un plazo de 180 días para rehabilitar y poner en operación la planta de tratamiento de aguas residuales que Profepa, clausuró en mayo pasado por verter aguas negras al canal pluvial.

La planta de tratamiento que está ubicada al interior del desarrollo condominial de GEO fue clausurada hace un mes por arrojar aguas crudas al canal pluvial que desemboca en la Laguna del Negro, ocasionando daños ambientales a diferentes especies protegidas de flora y fauna.

A un mes de la clausura total de la planta tratadora, el director de la CAPAZ, Jaime Sánchez Rosas, indicó que con el apercibimiento la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, también estipuló un plazo de 180 días para rehabilitar y poner en operación las instalaciones.

Dijo que para ello la CAPAZ firmó el pasado lunes 10 de junio un convenio de colaboración con la empresa desarrolladora de vivienda GEO.

“Eso nos va a permitir llevar a cabo la rehabilitación, la idea es que a la brevedad se pueda comenzar con los trabajos”, explicó.

La rehabilitación total de la planta de tratamiento requerirá de una inversión de un millón 800 mil pesos; el director de CAPAZ reconoció que la paramunicipal enfrenta una situación financiera complicada.

Comentó que en coordinación con el presidente municipal, Eric Fernández Ballesteros, buscan la forma de gestionar el recurso para la rehabilitación y puesta en operación de la planta de tratamiento.

Subrayó que la planta de tratamiento fue recibida en esas condiciones por la anterior administración que en un principio encabezó el priista Alejandro Bravo Abarca y que concluyó el alcalde interino José Juan Medina Galeana.

Sánchez Rosas indicó que la CAPAZ no cuenta con un millón 800 mil pesos para rehabilitar la planta de tratamiento, pero que desde hace algunos meses comenzaron con las gestiones ante la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En relación al destino de los lodos tratados y la materia fecal de las viviendas de GEO, explicó que es extraído a través de camiones Vactor, que finalmente se arrojan a la laguna de oxidación del basurero municipal.

“Ese lugar fue diseñado precisamente para depositar ese tipo de material, pero somos conscientes que cualquier tipo de desechos va a generar una afectación al entorno ecológico”, admitió.

 — JAVIER TRUJILLO