12 de junio de 2013 / 11:18 p.m.

Monterrey • Quince trabajadores de la Educación que habían sido rechazados por el Issteleon por padecer enfermedades crónicas o sufrir de sobrepeso, finalmente fueron reinstalados, luego de una lucha legal emprendida por la Sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

José Guadalupe Castillo García, líder del magisterio, informó que fueron meses de negociación con la institución, pues consideran que la medida, permitida por la Ley de Isssteleon, es altamente discriminatoria, porque evita que muchas personas puedan entrar a trabajar. De hecho, son cerca de 60 los trabajadores cesados, y se confía en que posteriormente todos sean reinstalados.

Sin embargo, aclaró, aún queda por hacer, pues buscarán que se modifiquen algunas partes de dicha ley, para evitar que esto se repita en el futuro.

El líder magisterial recalcó la importancia de la reinstalación “históricamente porque era importante que las instancias de Gobierno entendieran que todos tenemos derecho a trabajar, que todos tenemos derecho a llevar un ingreso a nuestras familias, que si por alguna circunstancia en un momento dado se interpretó mal una ley o reglamento, tenemos que corregirlo, aceptar que hubo una mala interpretación y darle una revisada”.

Castillo García entregó simbólicamente a tres de los trabajadores reinstalados su carga de asignación y nombramiento provisional, para que queden formalmente reinstalados.

"No permitamos -dijo el líder magisterial- que sean agraviados los derechos de nuestros compañeros. No permitamos que sean violados los derechos de ni un solo compañero más".

Acompañado de representantes de la autoridad, el Secretario General de la Sección 50 del SNTE entregó simbólicamente los documentos a Esperanza Martínez Márquez, Mario Treviño Aguilar, y Ana Sarahí Barrera Banda, a la vez que dio a conocer que continuarán los esfuerzos para que más trabajadores de la educación sean reinstalados en los próximos días.

Ahora, se pugnará por hacer algunas modificaciones a la ley de Isssteleon, pero no toda, porque la experiencia en otros estados es que puede ser perjudicial.

FRANCISCO ZÚÑIGA