7 de enero de 2013 / 12:31 a.m.

Monterrey • La relación que lleva actualmente el municipio de Monterrey con los jueces administrativos es buena y la alcaldesa, Margarita Arellanes, espera que así continúe, sin dejar de hacerles un llamado para que sean sensibles a los temas que preocupan a la sociedad.

Mientras que la pasada administración, encabezada por el también panista Fernando Larrazabal Bretón, hubo varios capítulos de conflictos con los magistrados del entonces Tribunal de lo Contencioso Administrativo, en el tiempo que lleva la actual administración la relación ha ido mejor.

La edil regiomontana señaló que en ocasiones anteriores, como cuando ocurrió el debate en relación a los horarios de venta de alcohol, se hizo un llamado a los jueces en materia administrativa para que tomaran en consideración las preocupaciones de la población.

"De momento bien, hemos hecho un llamado sobre todo en los temas más sensibles para la población en temas como alcoholes en su momento, la parte de los horarios, hemos hecho un llamado a toda la autoridad judicial a que busque salvaguardar los intereses de la ciudadanía, estoy segura que así ha sido y seguirá siendo para beneficio de todos", mencionó.

Con la operación del nuevo Tribunal de Justicia Administrativa, que anteriormente se denominaba Tribunal de lo Contencioso Administrativo, la autoridad municipal ha tenido mejor comunicación que sus antecesores.

"Hemos estado haciendo nuestro trabajo y obviamente hemos estado recibiendo las actuaciones en consecuencia", dijo Arellanes Cervantes.

Cabe recordar que los anteriores alcaldes de Monterrey y San Pedro, Fernando Larrazabal y Mauricio Fernández respectivamente, sostuvieron conflictos contra las magistrados Juana María Treviño Torres y Aurora Gámez Cantú a quienes acusaron de proteger a camineros y desarrolladores inmobiliarios.

Denuncias, censuras y amparos fue lo que protagonizaron ambas autoridades por estos mimos temas, que motivaron al Gobierno del Estado a proponer una iniciativa de reforma a la Ley de Justicia Administrativa.

A raíz de esto se modificó al organismo y se creó una sala superior colegiada que llevara a cabo los procedimientos de manera oral y tradicional escrito.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS