5 de mayo de 2013 / 02:17 p.m.

Monterrey • Los resultados de la próxima asamblea panista podrían emular a lo acontecido durante la batalla, donde ganaron aquellos cercanos a Zaragoza, aseguró el coordinador panista en el Congreso, Juan Carlos Ruiz García.

Haciendo referencia a los panistas afines a la alcaldesa Margarita Arellanes, cuya sede de Gobierno se encuentra en la plaza que lleva este nombre, el diputado local destacó que “aunque lleven las de ganar”, no deben olvidar que 10 días después del 5 mayo casi se perdiera la guerra.

“Yo creo que este próximo 5 de mayo va a pasar eso: aquellos que están más cercanos de Ignacio Zaragoza serán los que triunfen, cuando quizás el mérito de ese triunfo, lo debería tener -como fue en la historia- el general Miramón. Pienso que eso puede suceder el próximo domingo. No quisiera que el próximo domingo, posterior al 5 de mayo, se fuese a repetir también lo que pasó en aquella batalla del 5 de mayo, que 12 días después, los franceses toman en definitiva los fuertes de Loreto y Guadalupe”.

Siguiendo con su analogía de la historia, Ruiz García destacó que la asamblea del próximo domingo, donde se elegirán a los integrantes del Consejo Estatal, máximo órgano de dirección del PAN, tiene su origen, al igual que la mítica batalla, en la Guerra de los pasteles.

“El próximo domingo pareciera que se está disputando quién se queda con la mayor tajada de un pastel y ésta es una fiesta democrática que en el partido siempre ha existido, a través de la democracia, quien tiene más presencia y más liderazgo.

“Nada más que insisto en que se va a repetir la historia del 5 de mayo, una historia donde los franceses trataban de tomar control sobre los fuertes de Loreto y Guadalupe y supuestamente el generalísimo Ignacio Zaragoza fue el que triunfó contra los franceses, cuando en realidad fueron los humildes acopoaztlenses los que sacaron adelante al Ejército Mexicano”.

Explicó que, al igual que al general Zaragoza, sólo le duró 12 días el sabor del triunfo, a los grupos que se proclamen vencedores podría pasarles la misma situación, por lo que enfatizó que lo ideal sería que en vez de un grupo ganaran todos los panistas en una fiesta democrática.

Señaló que sostener un posible triunfo sólo sería posible si se reconociera la labor tanto de tropa como de los generales, y así llegar al punto en que se pudiera tener un solo bando, que fuera de frente al objetivo final, que son las elecciones del 2015 y la recuperación de la gubernatura para Acción Nacional.

“El objetivo es finalmente el 2015, independientemente de los resultados de la batalla, y si se sucede como se proyecta, que se repita la historia, ¿qué tendrían que hacer después de esos 10 o 12 días, para conjuntar un Ejército que realmente de la gran batalla? Porque si continuamos en esa analogía, el 5 de mayo es una batalla, en una gran guerra”, insistió.

DANIELA MENDOZA LUNA