29 de octubre de 2013 / 03:21 a.m.

Monterrey.- Más de 200 pozos que se abrieron para sondear líneas de servicios en el tramo de la línea Tres del Metro que cruza por el Barrio Antiguo comenzaron a ser rellenados con cemento-bentonita, para cubrir oquedades del subsuelo y darle firmeza a la zona.

Este lunes, personal técnico concluyó las conexiones de tubería tipo PVC para introducir las mangueras para bombear la citada substancia, hasta unos 15 metros de profundidad.

Los pozos, cerca de la lumbrera se hicieron para detectar las líneas de gas, luz, telefonía, a fin de no afectarlas con los trabajos, y reubicar las que fueran necesarias.

Ahora, con el cemento-bentonita, se le dará al suelo la resistencia y la compresión necesaria para trabajar sin provocar desprendimientos, en las excavaciones sobre Padre Mier. Estas se hacen a 14 metros de profundidad.

Dentro de la lumbrera que tiene 12 metros de diámetro, se introdujo una máquina retroexcavadora para acelerar la demolición de las pilas colocadas en la circunferencia del enorme pozo, y conforme se mantenga estable el material terroso, se irá incrementando el número de personal y maquinaria e ese tramo del túnel, informó la Secretaría de Obras Públicas.

En el fondo de la lumbrera es donde comenzará la excavación del túnel que luego se convertirá en el trayecto del Metro. Se informó que se inició el desprendimiento de concreto de manera manual, aunque utilizando talados industriales para exponer las varillas de las columnas, que servirá para sujetar los amarres del anillo de seguridad de concreto que será la boca del túnel.

Hasta el momento, el avance de los trabajos en esta línea 3 del Metro, que iniciaron el primero de octubre oficialmente, llevan un 8 por ciento de avance en el tramo subterráneo.

Este comprende básicamente la parte donde se ubica el Barrio Antiguo, pues se busca preservar las construcciones de carácter histórico.

De los 7.5 kilómetros de longitud que comprenden esta Línea 3, desde el centro de la ciudad hasta el hospital Metropolitano, 850 metros serán de tramo subterráneo y 6.65 kilómetros en forma elevada.

Francisco Zúñiga