23 de abril de 2013 / 01:35 a.m.

Una importante figura de la campaña de la FIFA contra la corrupción renunció como asesora del organismo rector del fútbol aduciendo que no ha hecho lo suficiente para cambiar de mentalidad tras los escándalos de sobornos y compra de votos.

Alexandra Wrage, presidenta de la organización TRACE, especializada en la lucha contra la corrupción, dejó de servir en una comisión encabezada por el profesor de leyes suizo Mark Pieth, que asesora al presidente de la FIFA Joseph Blatter en torno a las reformas que se deben adoptar.

"(La FIFA) Sigue siendo la sociedad cerrada que generó los problemas", dijo la organización sin fines de lucro, basada en Estados Unidos, en un comunicado.

Blatter había dicho que le gestión de Pieth debía terminar con el congreso del 31 de mayo en Mauricio, durante el cual se votarán una serie de reformas que han sido avaladas ya por él y por el comité ejecutivo de la FIFA. Pero Pieth, quien ha tenido tensas relaciones con Blatter, indicó que se propone seguir observando el funcionamiento de la FIFA después del congreso.

"(La comisión) Analizó todas las opciones y decidió por unanimidad que la FIFA sigue necesitando alguien que verifique su cumplimiento de las normas más allá del congreso del 2013" para que las reformas planteadas se hagan realidad, sostuvo Pieth en un correo electrónico enviado a la Associated Press.

Pieth dijo que Wrage decidió desligarse de la comisión al enterarse de que planeaba seguir su trabajo más allá del Congreso.

Wrage se había mostrado frustrada con la negativa de la junta ejecutiva de la FIFA a aceptar algunas reformas propuestas, incluidas la candidatura de mujeres a cargos altos y una mayor transparencia en torno a los salarios y compensaciones recibidas por Blatter y otros altos funcionarios.

"(La comisión asesora) hizo recomendaciones que no eran sino cosas básicas relacionadas con el funcionamiento de un organismo, pero ni siquiera esas fueron consideradas por la FIFA", señaló TRACE en un comunicado en su nombre.

La FIFA desistió de comentar la renuncia de Wrage.