12 de febrero de 2013 / 03:35 p.m.

El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, convocó a la feligresía a orar por Benedicto XVI y por los cardenales que, reunidos en cónclave, elegirán al sucesor en marzo próximo.

 

Monterrey.- • El arzobispo de Monterrey, Rogelio Cabrera López, hizo un llamado para apoyar la decisión del Papa Benedicto XVI sobre renunciar a su cargo, señalando que esta no afectará a la Iglesia católica como institución.

Cabrera López mencionó que Benedicto XVI está en su derecho a renunciar, pese a que un hecho de esta índole en la Iglesia católica no ocurría desde hace 600 años; sin embargo, competerá al cónclave de cardenales elegir al nuevo Pontífice, por lo que pide a los feligreses oración para que dicha decisión sea la mejor.

“"Convoco a toda la Iglesia de Monterrey para que, en comunión con la Iglesia Universal, nos unamos en oración por el Santo Padre Benedicto XVI, para que el Señor le conceda la fortaleza necesaria en este tiempo y pueda vivir su intención de retirarse a una vida dedicada a la plegaria. Asimismo, como él mismo lo ha expresado, pidamos para que el Espíritu Santo ilumine a los Señores Cardenales, quienes serán los encargados de realizar el cónclave en el mes de marzo para elegir al sucesor del Papa Benedicto XVI"”, destacó.

El arzobispo de Monterrey expuso que una vez que Benedicto XVI renuncie a su cargo el 28 de febrero a las 20:00 horas, será un Camarlengo de la Iglesia católica quien coordine las labores, mientras el cónclave elige al nuevo Pontífice, teniendo como fecha máxima el 20 de marzo.

Rogelio Cabrera mencionó que dentro de este cónclave se encontrarán los tres cardenales mexicanos menores de 80 años, es decir, los cardenales Juan Sandoval, Francisco Robles y Norberto Rivera.

De igual forma, detalló que en el portal de Arquidiócesis de Monterrey se encuentra un banner donde la gente puede dejar plasmada una oración a Benedicto XVI o bien agradecerle su ministerio, pues estos mensajes serán enviados al pontífice para darle ánimos cuando se retire del cargo y sea Obispo Emérito de Roma.

No se pierde la fe: teólogo

Por su parte, Luis Eugenio Espinosa, teólogo y catedrático de la Universidad de Monterrey, señala que este hecho no tiene por qué traer repercusiones en la pérdida de la fe, pues es el hombre quien decide retirarse, mientras que la fe de la Iglesia está o debe estar cimbrada en la institución y en Jesucristo.

Pese a ello, señaló que lo más probable es que comience una polémica por la decisión, ya que no había ocurrido un hecho similar desde 1415, cuando Gregorio XII decidió renunciar como Papa.

La duración de los pontífices es diversa, pues Espinosa detalla que varía debido a que en la Edad Media incluso el promedio de vida era distinto, habiendo Papas que incluso duraron días o meses, mientras que otros, como Juan Pablo II duró años.

ISRAEL SANTACRUZ