8 de abril de 2013 / 09:27 p.m.

Chiapas • En medio de escándalos por abuso de autoridad y otras irregularidades, Óscar Rolando Ramos Ramos renunció a la presidencia del Poder Judicial del estado de Chiapas, cargo que asumió por decisión de los magistrados el ex senador de la República, Rutilio Escandón Cadenas.

En sesión de pleno extraordinaria, Ramos Rovelo dimitió a la titularidad del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), presuntamente por motivos personales.

El ahora ex magistrado fue acusado por personal de esa dependencia de imponer un clima de terror e imposición laboral, al intentar despedir a 400 empleados y cambios de plazas injustificadas, entre otras presuntas irregularidades.

A pesar de la insistencia para que el ex presidente del TSJ diera a conocer su versión, no hubo respuesta.

Por su parte, el ex diputado federal fue elegido por unanimidad, según el Artículo 34, fracción segunda del Código de Organización del TSJ, magistrado presidente, con el visto bueno de los magistrados María de Lourdes Morales Urbina, María Elena Ramos Gordillo, Mario Ruiz Coutiño y Óscar Rolando Rovelo Ramos, éste último fue quien presentó la propuesta.

Posterior a la toma de posesión, Escandón Cadenas, miembro del PRD en Chiapas, aseguró que “"la justicia no se detendrá"”. La justicia será “"pronta, expedita e imparcial"”, aseguró el político.

El ahora magistrado presidente aseguró que en el TSJ se aplicarán las políticas de austeridad señaladas por el Ejecutivo estatal, aunque esto no limitará la justicia. “"Haremos más con menos"”, precisó.

Respecto al cierre de diversos juzgados en Chiapas durante el paso de Ramos Rovelo, Escandón prometió no sólo analizar los expedientes, sino visitar cada uno de éstos personalmente.

“"No vamos a limitar esfuerzos, al contrario vamos a trabajar más para que la sociedad se sienta segura; pero donde no se justifique habremos de reestructurar, pero respetando los derechos laborales de los trabajadores"”.

HERMES CHÁVEZ/CORRESPONSAL