17 de noviembre de 2013 / 10:38 p.m.

El central de la selección española Sergio Ramos, admitió que todos los partidos que disputan son difíciles aunque se traten de amistosos, ya que ganarles tiene mucha repercusión por ser los vigentes campeones del mundo.

"Todas las selecciones que se enfrentan a nosotros intentan hacer un partido muy bueno, porque tiene mucha repercusión ganar a los campeones del mundo", aseguró este domingo Ramos en conferencia de prensa.

Para prueba está el partido de ayer sábado ante Guinea Ecuatorial, quien se tomó muy enserio el choque amistoso que sostuvieron en el nuevo estadio de Malabo y con una fuerte entrada lastimaron a Xabi Alonso. Los españoles ganaron 2-1.

"Hay que tener cuidado en estos partidos. Hay campos en los que las condiciones no son buenas. Hubo alguna que otra entrada fuera de lugar, el árbitro esta para poner orden. Tuvimos que decirles que no se estaban jugando un Mundial y que evitasen esas entradas porque podían lesionarnos", señaló.

El próximo martes, la "Furia Roja" sostendrá otro duelo de preparación rumbo al Mundial Brasil 2014, ahora frente a Sudáfrica en Johannesburgo, escenario que les trae gratos recuerdos, ya que fue en esta ciudad en la que se proclamaron campeones del mundo.

"Sudáfrica tiene calidad y un equipo fuerte y esperemos que se vea un bonito espectáculo. A nosotros nos apoyaron mucho los sudafricanos y les tenemos mucho cariño. Este viaje es la recompensa del cariño que nos dieron y devolver ese cariño, es venir por aquí", comentó el defensa del Real Madrid.

"Todos son recuerdos muy bonitos, parece que fue ayer, pero los años van pasando. Me quedo con el gol de Andrés y cuando pita el final del partido. En ese momento me sentí muy orgulloso de ser español y de defender a mi país", recordó.

Respecto a lo que esperan en la próxima Copa del Mundo Brasil 2014, Ramos mencionó que en esta ocasión tendrán al público en contra, no como en Sudáfrica 2010, "la rivalidad que hay entre Brasil y España no la teníamos con Sudáfrica", confesó.

"Ahora nos toca defender el título. Si Brasil fuese eliminada no nos apoyarían a nosotros los brasileños como hicieron los sudafricanos. Somos sus rivales", puntualizó el futbolista de 27 años.

NOTIMEX