24 de agosto de 2013 / 03:44 p.m.

Para los ganadores del  Super Bowl siempre es  complicado mantener  su roster el siguiente  año, pero en el caso de Baltimore la diferencia es  dramática.

En la pretemporada  se quedaron sin nueve de sus  titulares, incluido Ray Lewis, el  emblema de la franquicia, quien  se retiró como monarca.

Sin embargo, la gerencia general logró cubrir los huecos  en la agencia libre y el equipo  aspira a ser el primero en repetir  consiguiendo el Vince Lombardi  desde que Nueva Inglaterra lo  lograra en 2004 y 2005.

El nuevo símbolo es el mariscal  Joe Flacco, quien gracias a sus  1,140 yardas y 11 anotaciones en  playoff s fi rmó un contrato por seis  años y 120.6 millones de dólares.  Otra pieza es el corredor Ray  Rice, de los mejores de la Liga. Los problemas llegan en las alas  abiertas.

Su líder en recepciones,  Anquan Boldin se fue, lo que deja  a Torrey Smith como referente.  

El jugador de tercer año es un  alfi l de gran alcance al sumar 30  recepciones de más de 20 yardas  en sus dos primeras temporadas.

Su compañero será Jacoby  Jones, quien brilló en el Super  Bowl, pero Baltimore no tiene  profundidad en la posición.

Por  si fuera poco, otra de sus armas,  el ala cerrado Dennis Pitta se  perderá toda la temporada, y  Ed Dickson tendrá que dar un  paso al frente. En la defensiva sufrieron la  mayoría de las bajas.

Se marcharon su líder en capturas, Dannell  Ellerbe, en tacleadas, Bernard  Pollard, además de Lewis.

Para  reforzar la línea llegaron Marcus  Spears y Chris Canty y esperan  tener sano a Haloti Ngata.

De los linebackers solo repite  Terrell Suggs, y para presionar al  pasador del otro lado del tablero  llega Elvis Dumervil, ex estrella  de Denver.

En la secundaria,  ningún safety repite. La tarea de dos campeonatos  luce complicada ya deberán  ajustar las nuevas piezas.