18 de junio de 2013 / 02:09 p.m.

Monterrey.-   • Antes de llevar a cabo un nuevo replaqueo, la bancada local del PAN, exigió primero concluir las investigaciones sobre el robo de 300 mil juegos de placas descubierto hace un año, ya que el Instituto de Control Vehicular (ICV) “se ha convertido en la caja chica del Gobierno del Estado”, dijo.

El diputado local del PAN, Jesús Hurtado Rodríguez, recordó que han exigido la desaparición del ICV desde los hechos en donde la Contraloría interna descubrió el hurto de las láminas, sin que hasta la fecha haya concluido la investigación.

“Lamentable la situación, todavía no se resuelve, todavía no hay los involucrados en este robo de placas en la cárcel, no se han fijado responsabilidades a toda la gente que estuvo involucrada y ya se está pensando en gastar cantidades millonarias en adquirir estas placas”.

En este sentido, el diputado local del PAN señaló que el replaqueo se ha convertido en “un negocio redondo” tanto para el Gobierno del Estado que garantiza ingresos, como para quien está al frente de la dependencia”.

“Esto quiere decir que el Gobierno del Estado planea otro replaqueo con costo a los ciudadanos, ha sido un negocio muy rentable, porque se hacen de ingresos, pero a costillas del ciudadano de Nuevo León que tiene un vehículo, ha sido un negocio redondo para el estado de Nuevo León y ha servido como caja chica”, dijo Hurtado.

“El ICV simplemente ha servido para endeudarse y para hacer malos manejos administrativos y el problema de las placas ha sido un negocio que ha sido muy fructífero para quienes han estado al frente de esta dependencia”, agregó el legislador local.

Hurtado Rodríguez dijo que el Instituto de Control Vehicular cuenta con una deuda excedente que no se tenía cuando las funciones las tenía la Tesorería del Estado, pues además ha funcionado para que el Gobierno del Estado adquiera más deuda sin que se refleje en la deuda directa del Estado.

REYNALDO OCHOA