20 de marzo de 2013 / 09:52 p.m.

Veracruz de Ignacio de la Llave  • A dos meses de que inició la toma de bodegas de azúcar de los ingenios del país, para presionar a las autoridades federales se frene la entrada de endulzante y se autorice la exportación de excedente del dulce mexicano, productores de caña de la Confederación Nacional Campesina reportan pérdidas por 11 mil millones de pesos derivadas del bajo precio del azúcar.

El Secretario de Asuntos Jurídicos de la Unión Nacional de Productores de Caña de Azúcar de la CNC, Lázaro Arias Martínez, alertó que el bajo precio de la tonelada de azúcar está propiciando que los agroindustriales quieran pagarle la caña a un costo ínfimo, a pesar de que en esta zafra tendrán una producción récor de 6 millones 200 mil toneladas en los 54 ingenios del país que están moliendo.

Apuntó que están pidiendo a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano un subsidio de 60 pesos por tonelada de producto, para recuperar por lo menos 3 mil millones de pesos de lo que llevan perdidos los 170 mil productores de los 15 estados del país donde hay ingenios.

Desde el pasado 21 de enero los cañeros de la CNC y CNPR tomaron las bodegas de azúcar para demandar que se frene la importación de endulcorante ya que México produce mucho más azúcar de la que necesita y al entrar de otros países el precio aquí se desploma.

En este mismo sentido Juan Cortina Gallardo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera advirtió que 2013 será un año complicado para el sector por al aumento en los costos de insumos y la importación injustificada de azúcar.

La pasada administración federal les provocó un excedente al permitir la importación de 250 mil toneladas del dulce que no se necesitaba, situación que esperan resuelva el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Apuntó que los ingenios del país están pugnando por lograr autoricen la exportación de 2.5 millones de toneladas de azúcar, cifra sin precedente que permitiría equilibrar el mercado y evitar tener el dulce en bodegas, provocando la caída del precio.

El dirigente cañero Lázaro Arias resaltó que mantienen la toma de bodegas para controlar la salida de endulzante, no se sature el mercado interno y a la vez se recupere el precio.

ISABEL ZAMUDIO