16 de agosto de 2013 / 12:32 p.m.

Monterrey • El reporte sobre detonaciones de arma de fuego en el interior de un antro, provocó la movilización de policías y de las fuerzas armadas.

Cerca de la una de la madrugada, uniformados de la Policía de Monterrey y marinos, fueron concentrados en el cruce de Escobedo e Hidalgo en el centro de la ciudad.

Se estableció que en el interior del antro conocido como El Bunker, el cual ya ha sido escenario de ataques con pistolas, se escucharon detonaciones de arma larga.

Lo anterior provocó que los policías que vigilan esa zona y los cuales no portan armas de fuego, solicitaran apoyo.

La zona fue metarialmente sitiada por policías fuertemente armados, los cuales fueron apoyados por personal de la Marina Armada de México.

En cuestión de minutos, varios efectivos ingresaron al antro en busca de los responsables, mientras que las calles de Hidalgo, Morelos, Padre Mier, Zaragoza y Escobedo, fueron copadas por patrullas de esa corporación.

Asimismo, personal de seguridad de un hotel resguardaron a los inquilinos ante un posible enfrentamiento y personas que se encontraban en un estacionamiento y otros negocios, se refugiaron para evitar resultar lesionados.

Los asistentes a ese antro fueron desalojados y el local fue revisado por los efectivos municipales, durante las investigaciones, la policía cerró por completo esa calle y se mantuvo en alerta ante cualquier incidente.

Tras lo anterior, sobre la calle de Escobedo, la policía regia detuvo a dos sujetos que protagonizaron una riña, los cuales fueron trasladados a los separos de esa corporación.

Durante estos hechos, fueron reportados incidentes con sujetos armados en Carlos Salazar y Galeana, así como en la cantina El Patio en la zona centro de la ciudad.

La vigilancia en el primer cuadro de Monterrey y sus alrededores, fue reforzada por los efectivos municipales, así como personal de Fuerza Civil y de la Marina.

Luego de varios minutos, la zona hotelera fue desalojada por los efectivos de policía, ya que en el lugar no se localizó a los supuestos gatilleros.

REDACCIÓN