13 de marzo de 2013 / 12:27 p.m.

Monterrey.- • Mientras uno de los dos hombres baleados en la colonia Revolución Proletaria abandonó los servicios médicos al haber resultado solo con un rozón, el otro permanece estable en el hospital Universitario.

Una fuente de la Procuraduría de Justicia señaló que los agentes ministeriales del área de Homicidios continúan investigando los hechos, que se presume tienen relación con la delincuencia organizada.

El informante dio a conocer que el herido que fue dado de alta en el mencionado nosocomio responde al nombre de Melesio Flores Zamora, de 46 años de edad.

Él resultó con una herida de bala en sedal en el brazo derecho y salió del hospital horas después del atentado. Su lesión fue considera como “de no y menos”, es decir, no pone en peligro la vida y tarda menos de 15 días en sanar.

Por su parte, el paciente que aún se encuentra hospitalizado fue identificado como Juan Carlos Aguilar Pérez, de 33 años y quien permanece en condiciones de salud estables.

El reporte oficial señala que Aguilar Pérez sufrió dos heridas de proyectil de arma de fuego en la pierna izquierda, y una más en el brazo derecho.

Las autoridades establecieron, por versión de testigos, que al momento del ataque al agresor le falló su arma, por lo que las víctimas apenas tuvieron tiempo para alejarse unos metros y tratar de ponerse a salvo.

Este caso se registró momentos antes de las 19:00 horas del lunes en la calle Antiguo Camino a Villa de Santiago, entre Primero de Mayo y Genaro Vázquez, en la colonia Revolución Proletaria, que se localiza en la zona de Sierra Ventana, en el sur de Monterrey.

Por ese lugar circulaba un individuo a bordo de un automóvil Volkswagen Bora color azul, desde el cual comenzó a disparar contra las dos personas que se hallaban afuera del depósito Castillo.

Trascendió que al percatarse de que serían atacados, los afectados comenzaron a correr, y fue entonces que el arma larga del desconocido aparentemente se encasquilló.

Al instante logró accionar el fusil e hirió a las personas. En el lugar las autoridades encontraron casi una decena de casquillos calibre 7.62 por 39, utilizados en las armas “"cuerno de chivo"”.

AGUSTÍN MARTÍNEZ