22 de mayo de 2013 / 01:12 a.m.

Monterrey.- • El reporte de una supuesta granada en la vía pública generó una intensa movilización en la colonia Nuevo Repueblo, que abarcó a la Policía Federal, Fuerza Civil, la Agencia Estatal de Investigaciones y la Marina, pero tras una hora de investigación, se determinó que se trataba de un tapón de gasolina.

Al filo de las 13:05, una vecina que caminaba por la calle Hilario Martínez se percató que un artefacto cayó de un vehículo en movimiento y, por su forma circular, alertó a los negocios contiguos sobre la presencia de un artefacto explosivo.

Este hecho provocó varias llamadas al 066 y de inmediato se activó el protocolo de seguridad correspondiente a este tipo de contingencias.

"(Llegaron) en 5 o 10 minutos máximo, los primeros en llegar fueron los de la Fuerza Civil… llegaron y no sabían ni qué, vieron mi camioneta atravesada, se estacionaron primero y, luego, ya vieron qué era y (dijeron): 'vámonos a acordonar'", narró un empleado de uno de los negocios aledaños.

La policía estatal cerró a la circulación la calle Hilario Martínez, desde Castelar hasta Nueva Independencia, y los negocios del sector fueron evacuados o bien aplicaron su plan de contingencias.

Una tienda de autoservicio cerró por precaución todos sus accesos y los empleados quedaron atrapados en el interior, ya que así lo establecen sus protocolos de seguridad, según detalló personal de la empresa.

Lo mismo ocurrió con los trabajadores de un negocio de equipos contra incendios, pues el artefacto quedó a solo unos metros del local, provocando que todos se replegaran en el último cuarto.

"Toda mi gente está recluida, no me puedo acercar, yo venía llegando tarde, los que se quedaron a comer ahí les tocó, nada más que también como estamos dentro de Protección Civil conocemos el riesgo que implica", detalló el encargado del negocio.

Empleados de los establecimientos aledaños se dieron a la tarea de desviar el tráfico sobre la calle Hilario Martínez, pues los elementos de la Secretaría de Vialidad y Tránsito brillaron por su ausencia.

Personal de la Agencia Estatal de Investigaciones inició las pesquisas poco antes de las dos de la tarde y para las 14:05 horas retiraron de la vía pública el artefacto, que fue trasladado a una de las patrullas de Fuerza Civil.

Minutos antes, revisaron los videos de las cámaras de vigilancia de una gasolinera y se percataron que la supuesta granada no era más que un tapón improvisado que cayó de un vehículo, por lo que ordenaron retirar las medidas de precaución y procedieron a liberar la vialidad de la arteria.

LUIS GARCÍA