26 de agosto de 2013 / 11:22 p.m.

Oaxaca • Unas 54 personas de la agencia municipal de la Chivaniza, una de las comunidades indígenas que resultaron damnificadas luego de la explosión y fuga de amoniaco que generó la ruptura de un ducto de Petróleos Mexicanos, en la región del Istmo de Tehuantepec, fueron nuevamente evacuadas y trasladadas a un albergue luego de que se reportara la posible presencia del químico en el agua del río de dicha comunidad.

Lo anterior después de que se reportara una fuerte tormenta, que causo que los residuos del amoniaco que había esparcidos en la zona de impacto se vertieron al caudal del arroyo.

Según el agente municipal de la comunidad, Aurelio Guzmán Mijangos, el olor y la presencia del químico se ha esparcido en los árboles, las plantaciones de maíz, sandia y forraje que resultaron siniestradas, además del agua que consume los pobladores.

"Nosotros percibimos un fuerte olor en el ambiente y tememos que el agua esté contaminada".

En respuesta el director del Instituto Estatal de Protección Civil de Oaxaca (IEPCO), Manuel Maza Sánchez, confirmó el traslado y evacuación de los pobladores, que fueron trasladadas a un albergue provisional. Los damnificados reciben alimento, cobijo y agua embotellada.

El funcionario estatal dijo que será hasta que se conozca el resultado del análisis de laboratorio que realice Pemex del agua que se permitirá el regreso de los pobladores a su comunidad de origen.

"Nosotros le hemos pedido a los pobladores que hasta que no se conozca el dictamen de Pemex en la zona, no toquen, ni consuman el agua del río, por lo que les hemos ofrecido y facilitado agua embotellada".

Apenas el jueves Guzmán Mijangos demandó apoyos para cubrir los siniestros generados a más de 5 mil hectáreas de frijol, maíz, forraje mejorado y sandia que fueron dañados por la explosión y la nube del químico.

Mientras tanto el gobierno de Oaxaca, urgió a la empresa Cuadro Rojo a cumplir con el pago de las indemnizaciones a los afectados.

OSCAR RODRÍGUEZ