2 de abril de 2013 / 07:35 p.m.

Monterrey.- • Los operativos de seguridad en la autopista Monterrey-Reynosa dieron muy buenos resultados, pues se logró un saldo blanco en la Semana Mayor. 

Algunos de los automovilistas que viajaron a las ciudades del Valle de Texas, incluyendo la Isla del Padre, revelaron que después de mucho tiempo, ahora sí se sintieron seguros tanto de ida, como de regreso.

Y, pese a que en Reynosa están encendidos los "focos rojos" por el alto índice de inseguridad que padecen los residentes en esa ciudad, en las carreteras predominó la seguridad que generó la tranquilidad de las familias que utilizaron las autopistas de cuota y libre.

También los integrantes del Ejército y la Marina dijeron que se sentían satisfechos porque se logró darle a la gente la seguridad que reclamaba.

Integrantes de una familia, que se compone por los padres y cuatro hijos, mismos que en el pasado fueron extorsionados por elementos de Seguridad y Vialidad de Reynosa, hicieron comentarios muy positivos, porque eso ya se superó.

Germán Tristán Díaz, el jefe de esa familia, expresó que con las reservas del caso planearon vacacionar en la Isla del Padre, invitados por sus amigos a un departamento de su propiedad.

"Usted debe recordar que los tránsito de Reynosa, ligados a la delincuencia organizada, detenían a los vehículos con placas de Nuevo León, para solicitarnos cuota, a cambio de ofrecernos seguridad hasta llegar al cruce fronterizo", recuerda.

Pues eso lo dice mientras cruza la caseta de cuota de la autopista a Reynosa que pertenece a Caminos y Puentes Federales (Capufe), con mucha alegría… "¡se acabó!".

Efectivamente, la cuota fluctuaba entre los seis mil y 8 mil pesos, ofreciendo a quien la cubría, que lo escoltarían hasta el cruce fronterizo.

Otros que por antecedentes de familiares y amigos a los que robaron su camioneta y en la mayoría de los casos, pertenencias personales, billetera celulares. relojes y anillos, expresaron que el comentario generalizado en restaurantes, comercios, hoteles inclusive, era en el sentido de que ahora eso ya es parte del pasado.

En el tramo de Nuevo León en la misma autopista, advertimos presencia de la Fuerza Civil, como para reforzar la vigilancia que logró el objetivo de lograr la protección de las familias.

Por lo menos en la doble autopista Monterrey-Reynosa, no se registró el robo de algún vehículo, como era muy frecuente.

En el restaurante Los Ahijados, que es un lugar obligado al almuerzo o comida, según la hora, también se advertía la vigilancia permanente, turnándose las corporaciones, militares, marinos y elementos de la policía estatal.

Además, algunos de los regiomontanos que viajan con frecuencia al vecino país por esta ruta, dijeron que tan arraigados estaban los delincuentes que llegaban a ese restaurante y no les hacían nada.

VÍCTOR SALVADOR CANALES