13 de junio de 2013 / 12:57 a.m.

Monterrey.- En el lado norte del municipio de San Pedro Garza García, los vecinos se sienten abandonados por parte de las autoridades, ya que por más que solicitan el mantenimiento de los parques, estos están cayendo en el olvido.

Es el caso del parque inaugurado hace tres años en la colonia Villas del Obispo, en el cruce de las calles Nicolás V y Esteban V, que desde hace varios meses no recibe limpieza ni mantenimiento y la imagen se va deteriorando.

Ahí se invirtieron recursos federales y, aunque fue una obra muy aplaudida por los habitantes, ahora temen que se convierta en un foco de inseguridad, puesto que no existe vigilancia a ninguna hora del día y tiene un cuarto abandonado de la Sedesol, el cual podría convertirse en nido de delincuentes.

"Ahorita no se ve tan mal, pero ese cuarto, ya le quebraron un vidrio y podrían meterse los muchachos y hacer de las suyas en este lado, hasta ahorita no tenemos problemas de seguridad y no los queremos tener por esta causa. Antes sí había un vigilante en el cuarto ese, pero no duró mucho tiempo y ya está abandonado", dijo Teodoro Candia Pérez, vecino de la colonia Villas del Obispo.

La pista para los deportistas está siendo invadida por la hierba y basura que se va acumulando, y hacen lucir sucio y descuidado el lugar, por lo que los visitantes han disminuido considerablemente.

"En las mañanas venimos adultos a correr y en las tardes es a donde se salen los niños, pero así como se ve y luego en la noche ya no sirven unas luminarias, pues nos da miedo que vaya a pasar algo y se está quedando abandonado", mencionó.

Este parque está a las faldas del Cerro de las Mitras y fue parte de una primera etapa del Circuito Deportivo de Villas del Obispo. Apenas el año pasado se inauguró la segunda parte que va por el mismo camino de convertirse en un lugar abandonado por las autoridades municipales.

Aunque han llamado al municipio de San Pedro Garza García para solicitar una cuadrilla de servicios públicos, los habitantes no han tenido respuesta.

SANDRA GONZALEZ