Crónica de Joel Sampayo Climaco, "Reportero del Aire"
13 de diciembre de 2013 / 08:18 p.m.

La casa es pequeña y modesta, como muchas de las viviendas de la comunidad de El Cercado, en Santiago, Nuevo León.

En el portal, un gato de mirada penetrante parece amedrentar a quien se acerque por esos lugares. Pero cuando su ancestral enemigo, el perro, se pasea impunemente, nos percatamos que las apariencias engañan…

Y ciertamente así ocurre, dentro de esa casita se desarrolla todo un acontecimiento monumental: se trata de la detallada representación de un Nacimiento.

Las aguas cantarinas de una cascada sirven de música para que el visitante admire el sorprendente realismo de las figuras que decoran un escenario montañoso que rodea el pesebre donde nació el niño Jesús.

Durante cuatro meses, desde septiembre, José Ignacio Gutiérrez Muñoz, su sobrina Deyla Damaris Loa Gutiérrez y otros miembros de su familia  han participado en el montaje de la representación de la máxima fiesta de los católicos.

Las fincas, los corrales, las plantaciones de trigo, hasta la caverna donde un personaje siniestro se encuentra confinado, todos los elementos fueron elaborados con hielo seco, papel y mucha paciencia.

Las figuras parecen cobrar vida. Son representados variados oficios. Un pescador. Un carnicero. Un agricultor. Un antigua molienda de trigo. Hasta unos taquitos recalentados por un labrador junto a su maizal. Vemos también una nopalera, un viñedo, muchos borreguitos, gallinas, cisnes, burros, vacas.

Y claro está: el sitio del Nacimiento, donde la figura principal hará su aparición el 25 de diciembre.

¿Ya vio el interior de su casa? ¿Percibe el espíritu de la navidad? Un simple detalle puede ayudar.

No permita que las tradiciones se acaben. Porque vale la pena fomentar el verdadero significado de estas fiestas…